En tiempos de crisis, la inversión sigue siendo una buena opción, sin embargo, hay que tener cuidado con las decisiones que se toman cuando no hay un plan de inversión claro.

Cómo proteger las inversiones en tiempos de crisis

Qué hacer con el dinero que se dispone en tiempos de crisis es una de las preguntas que todo el mundo se hace cuando tiene miedo de perder lo que tiene, sin embargo, ante la falta de fórmulas infalibles parece que aquello que no falla es el viejo principio de buscar cómo maximizar las ganancias y reducir las pérdidas. En este sentido, ¿es viable la inversión bursátil?

Dos de los índices más importantes en el mercado bursátil estadounidense, el Dow Jones y el S&P, están por debajo de su máximo en el 2009 (40% más bajo al menos), lo que hace que cualquier persona pierda las esperanzas, pero, ¿se puede hacer algo? ¿Es la desesperación y retención del dinero la única salida en tiempos de crisis?

John Maxwell mencionó en uno de sus libros un refrán danés que dice: ""La vida no es simplemente tener una buena mano. La vida es jugar bien una mala mano". A partir de este consejo, ¿qué vamos a hacer con nuestro dinero, lo guardaremos hasta que todo pase? ¿Invertiremos indiscriminadamente confiando en que todo saldrá bien? La combinación perfecta está en seguir ciertos lineamientos que reducen el riesgo, pero siguen manteniendo chances de ganar.

1

Proyectos a largo plazo

Siempre que se invierta en la bolsa, como también ocurre cuando se va a un casino de juegos, se debe invertir sólo aquello que no es indispensable para vivir. Por la naturaleza de la inversión en tiempos de crisis sólo se tiene que poner en riesgo de inversión lo que no vayamos a necesitar en unos 5 años al menos, de lo contrario, el problema que genere una mala inversión afectará la estabilidad de nuestro diario vivir.

No se debe asustar con una inversión a 10 ó 20 años de plazo, como lo son los bonos a largos períodos, pues son los que en este momento están dando mejores resultados y permiten realmente incrementar la inversión.

2

Dividir el dinero

Para muchos puede sonar un tanto “absurdo” dividir o categorizar el dinero, sin embargo, es una de las técnicas más recomendadas por quienes se dedican a la inversión bursátil o de valores. Lo primero que hay que identificar es cuándo se necesitara el dinero que se está pensando invertir, por ejemplo:

  • Lo que se necesitará en 3 meses
  • Lo que se necesitará dentro de 1 año
  • Lo que vamos a necesitar en 3 años
  • Lo que hará falta a largo plazo

Lo que se necesita a corto plazo es un fondo de emergencia, a ese no hay que tocarlo bajo ninguna circunstancia y si llega a invertirse, tiene que ser en la forma más segura que se pueda. Lo mejor sería en este caso una cuenta de ahorro.

Cuando hablamos del dinero que se necesitará en los próximos 12 meses o 36 meses, aproximadamente, se puede permitir un tipo de inversión más arriesgada y los certificados de depósito cobran sentido, bonos del tesoro, etc.

Todo lo que se disponga y no sea necesario hasta más de 36 meses, es posible invertirlo en la bolsa, ya que se puede uno dar el lujo de aguantar los embates de un mercado muy oscilante y resistir hasta que todo pase.

3

Filosofía de inversión

¿Comprar para conservar o ahorrar para comprar? Es una pregunta interesante porque guarda relación con la mentalidad del inversionista. Mientras hay quienes se inclinan por comprar acciones de compañías seguras que ofrecen créditos a largo plazo, hay quienes prefieren ahorrar para comprar y comenzar con el juego de la reinversión rápidamente.

A veces ahorrar lo que no se ocupa en el diario vivir, para luego comprar algo que realmente valga la pena, es una mejor estrategia a tener que invertir a muy largo plazo para obtener un beneficio pasados 10 años.

4

Planes de inversión

Si se está buscando rentabilizar la inversión, hay que preguntarse, ¿se dispone de un plan de inversión? Si la respuesta es no, entonces hay que hacerlo inmediatamente y no esperar a mañana.

Todo lo que tenga relación con la compra de inmuebles o bienes muebles de alto valor para los próximos 3 años, no debe invertirse en la bolsa, es una pérdida de tiempo ya que el riesgo es demasiado grande. Si se puede invertir parte del fondo de retiro, y quedan menos de 10 años para que eso ocurra, la bolsa sigue siendo una opción arriesgada y conviene en ese caso hablar de bonos y diversificar la inversión para mayor seguridad.

Agregar comentario