Iphone vs Ipad

La empresa Apple se enfrenta a un par de demandas que reclaman que la compañía permite a los anunciantes acceso a la información personal de dueños de iPhones y iPads sin su consentimiento, según un reportaje recientemente publicado por Business Week. Dichas acciones legales podrían allanar el camino para más quejas en contra de otros teléfonos inteligentes y los desarrolladores de aplicaciones, como Google.

La demanda fue presentada el 23 de diciembre en un tribunal federal en San José, California, por el residente de Los Angeles Lalo Jonathan, quien acusa a Apple de permitir aplicaciones para iPhone y iPad compartir información personal de los usuarios con los anunciantes sin previo consentimiento de estos. La información es suministrada por los dispositivos únicos de identificación (UDID), que, como su nombre lo indica, es único para cada dispositivo y destinado a facilitar información a los desarrolladores de AppStore, y no puede ser bloqueada por los usuarios según lo expresado en la demanda. Apple por su parte asegura que revisa todas las aplicaciones en su AppStore y no les permite la transmisión de información del usuario sin previo consentimiento. La primera demanda es el caso de Lalo v. Apple, 10-5878, U.S. District Court, Northern District of California (San Jose).

La demanda identifica aplicaciones, como Pandora, Paper Toss, The Weather Channel y Dictionary.com y nombra a los desarrolladores como co-acusados junto con Apple.

Algunas aplicaciones están vendiendo información adicional a los networks de publicidad, incluyendo la localidad del usuario, edad, género, salario, raza, orientación sexual y afiliación política, indica la demanda.

Amy Bessette, portavoz de la empresa del logo de la manzana no retorno llamadas telefónicas ni emails que solicitaban sus comentarios.

La denuncia persigue una demanda colectiva para los clientes de Apple quienes bajaron una aplicación a sus iPhones y iPads entre el 1 de diciembre de 2008 y mediados de diciembre de 2010. La demanda tiene el potencial de atraer muchas personas afectadas. En abril de 2009, Apple celebraba la descarga de un billón de aplicaciones a través de un concurso ganado por un menor de edad de 13 años del estado de Connecticut quien estuvo descargando Bump, una aplicación de intercambio de contactos.

Durante su más reciente divulgación de ingresos, Apple compartió que solo durante el cuarto trimestre fiscal de 2010 había vendido 14.1 millones de iPhones y 4.2 millones de iPads.

Una segunda demanda, Freeman vs. Apple, también presentada en el distrito norte de California, se enfoca en la misma divulgación de información de usuarios UDIDs.

“El iPhone y iPad vienen equipados con las herramientas necesarias para determinar la ubicación geográfica. Por lo tanto, son capaces de identificar un dispositivo único, y combinando dicha información con dispositivos de ubicación geográfica, le brindan al anunciante una tremenda cantidad de información acerca del dispositivo móvil”, establece la demanda de Freeman de acuerdo con la revista Forbes. “Desde la perspectiva del anunciante comprometido en seguimiento clandestino, este es el medio perfecto para seguir los intereses y gustos de los usuarios de dispositivos móviles en Internet”, continúa.

Ambas demandas se presentaron después de la investigación llevada a cabo por el Wall Street Journal (WSJ), en el que los reporteros examinaron el comportamiento de 101 populares aplicaciones de smartphones. Los reporteros encontraron que 56 de estas aplicaciones transmitían el UDID de los teléfonos a las compañías sin el consentimiento del usuario. 47 de dichas aplicaciones transmitieron la ubicación del teléfono, y 5 revelaron la edad, género y otros detalles personales.

“Hemos creado fuertes medidas de protección de privacidad para nuestros clientes, especialmente información basada en la ubicación”, dijo el portavoz de Apple Tom Neumayr al WSJ. “Privacidad y confianza son de vital importancia”, indico el vocero.

Se presume que Google eventualmente podría ser objeto de una demanda parecida a la de Apple, ya que requiere a sus usuarios que les den acceso a las aplicaciones de su información. Sin embargo, a diferencia de Apple, Google no revisa todas las aplicaciones que están disponibles en su entorno.

Según lo reportado por el WSJ, Google deja en manos de los creadores de las aplicaciones el asumir la responsabilidad de cómo manejar la información del usuario. Si a los usuarios no les gusta el tipo de información que la aplicación quiere acceder, estos pueden elegir el no instalar la aplicación, manifestó un portavoz de Google al Wall Street Journal.

Puntaje: