Auto-Evaluación
Auto-Evaluación

Nunca hay que olvidar que muchas veces lo que hacemos, difiere de lo que estamos pensando hacer, por ello es bueno hacer auto-evaluaciones.

La auto-evaluación puede sonar a muchos como una cuestión innecesaria, pero momento, analicemos un poco más a fondo el asunto y luego decidamos si es o no necesaria. Los pilotos de combate la practican, los jugadores profesionales de tenis lo hacen, mismo caso que los jugadores de golf y varios políticos ¿De qué nos estamos perdiendo? Una de las cosas que debemos tener en cuenta es que muchas veces lo que hacemos no es realmente lo que estamos pensando, por ello necesitamos auto-evaluarnos constantemente.

Antes hablamos de la importancia de conseguir nuestras metas y también de ser exitosos, pero ¿Cómo podemos conseguir eso si no sabemos qué hacemos? Pensar una cosa no nos asegura que estemos haciendo lo mismo, por esta razón debemos cuidarnos de no perder la perspectiva haciendo las cosas exactamente como no queremos que se hagan.

Extrañamente nos enfocamos más cuando aprendemos a cuando estamos relacionándonos con alguien ¿Casualidad? Definitivamente no, lo que ocurre es que muchos piensan pueden hacer las cosas cuando quieran y no ven que la mayoría de las veces se necesita más que decir "haré tal o cual cosa”, pues a la hora de llevar una tarea a cabo, surgen imprevistos, no hay tiempo suficiente o quizá “no podemos concentrarnos”.

Si no nos observamos a nosotros mismos cuando hacemos las cosas, perdemos fácilmente el objetivo de lo que realmente queríamos hacer, y eso influye bastante ya que muchas veces cambiamos hasta de estado anímico perdiendo totalmente el enfoque de aquello que nos emocionó antes de emprender una determinada tarea.

A quién no le ha pasado que comienza a emprender un negocio y con el paso de los meses, cuando ya se ha ido el entusiasmo por la demora en la obtención de resultados, comienza a pensar en nuevas soluciones, más negocios y nuevas oportunidades… claro sin darnos cuenta pasamos de un estado a otro y nos desenfocamos completamente.

Una persona que se está auto-evaluando constantemente nunca pierde el enfoque, pues analiza las cosas en su real dimensión y evita perder tiempo, dinero, contactos y oportunidades por “casualidades” que no puede dominar.

Puntaje: