El derrame de petróleo en el Golfo de México podría ser controlado en poco tiempo más, gracias al cambio de las condiciones del clima y a la llegada de un nuevo barco.

El almirante Thad Allen, encargado de las tareas de limpieza y control del terrible derrame de petróleo de British Petroleum, ocurrido en el Golfo de México, podría controlar la situación en lo sucesivo de los días, gracias a las distintas tareas de coordinación que se han llevado a cabo y a la llegada de un barco adicional que se ocupará de limpiar las aguas del llamado “oro negro”.

Los vientos huracanados que afectaron la zona cubierta de petróleo, hicieron que se perdiera algo de tiempo en las tareas de limpieza, sin embargo, ahora que han cesado se retomó el programa y con ello se incorporó otro barco más en la ayuda de limpieza, mediante la conexión de éste al sistema de contención que se ha instalado.

La idea principal es que el barco que se conectará al sistema de conexión, también lo haga a la otra pérdida de crudo detectada, de manera que así se pueda recoger absolutamente todo el crudo que se derrama. Mientras el plan de contención se reactiva con la llegada del barco este domingo, el gran intento que se va a llevar acabo será el de cambiar la campana actual -que cubre parte de los pozos que provocan el derrame- por otra más ajustada.

La solución definitiva aún no llega

Si bien es cierto que todos los esfuerzos actuales se abocan a frenar la contaminación que se genera día a día, producto del derrame no controlado, la solución definitiva a la problemática podría llegar a finales del mes de Julio, aunque con condiciones meteorológicas ideales. Los encargados creen que instalando dos pozos de alivio, la interceptación del derrame quedaría absolutamente controlada y con ello no se incrementaría el daño provocado.

Mientras todos se enfocan en contribuir a mejorar la situación medioambiental, BP ha dicho que espera recuperar de todo esto unos 80.000 barriles diariamente, cifra muy superior a lo que se ha conseguido hasta ahora, donde apenas se recuperaron 25 mil barriles diarios, de un derrame que posibilita recuperar hasta 60 mil barriles por día.

Puntaje: