British Petroleum
British Petroleum

Gracias a los grumos de petróleo encontrados en las playas de Texas, se tiene certeza de que el derrame se extendió muy peligrosamente hacia las entidades estadounidenses.

Los grumos de crudo que fueron encontrados en las playas de Texas, no se comparan con los residuos de contaminación que se pueden ver en localidades como Misisipi, el sur de Florida, Luisiana y Alabama, pero es una mala noticia que vuelve a poner en tela de juicio a un British Petroleum que no sabe como contrarrestar el terrible mal que ha causado con su negligencia.

La cantidad de desecho del derrame ubicado en la costa tiene una equivalencia a 18 litros en grumos, esto solo el sábado, pues el domingo se encontraron 7,5 litros más en la isla de Galveston, según el informe entregado por Marcus Woodring, comandante de la Guardia Costera de Huston-Galveston.

Si bien es cierto que no se puede hablar de una contaminación completamente diseminada, los rastros de crudo en forma de “bolas” hallados el sábado, eran del tamaño de una pelota de ping-pong, en cambio, el domingo los restos eran del tamaño de monedas pequeñas. La teoría hace pensar a algunos que dicha contaminación se debe a los desechos que llegaron adheridos a los barcos que realizaron tareas en la zona afectada, sin embargo, distinguir si se debe al flujo de las corrientes, quedará como un misterio.

Aunque la mayoría permanece bastante cauta luego de los acontecimientos del 20 de abril (explosión de BP que provocó el derrame), Joe Jaworski, alcalde de Galveston, dijo que es una buena noticia ver las bolas de contaminación, pues el agua se ve bien y parece ser un efecto aislado, y no un aviso de lo que se está acercando. De manera muy confiada, Jerry Patterson aseveró que cualquiera de las aguas de Texas que resulte contaminada producto de este terrible derrame, será inmediatamente purificada con gastos pagados por BP.

De manera muy desafortunada, el frente tropical de mal tiempo tiene al mar bastante picado, por lo que las tareas de limpieza han tenido que suspenderse y ello hace pensar que el derrame superará varias barreras naturales y llegará efectivamente a Nueva Orleans, no en forma de pelotas de alquitrán, según Randy Pausina -Subsecretario de la Oficina de Pesca de Luisiana-.

Aunque este tipo de contaminación se deja ver producto de las corrientes, posiblemente, el efecto que tenga en el medioambiente será fatal, ya que sean o no pelotas de alquitrán las que están flotando en el mar, de igual manera contaminan un medio que naturalmente no debiera verse expuesto a este tipo de sustancias.

Puntaje: