Daños directos a las plantas, fallas en el suministro eléctrico y en los sistemas de comunicaciones, mantienen a la industria paralizada

Profundamente impactada por el terremoto del viernes y el posterior tsunami, la industria manufacturera japonesa debe enfrentar ahora nuevos desafíos con los cortes en el suministro eléctrico que han paralizado algunas plantas que no sufrieron daños directos por el sismo. La paralización es a tal extremo grave, que amenaza con paralizar el suministro mundial, al menos temporalmente.

La industria automotriz suspendió totalmente las actividades no solo de producción local, sino de de motores y partes a plantas en todo el mundo. Los cortes de luz se prolongarán por varias semanas para paliar la escasez de energía. El primer ministro japonés, Naoto Kan, informó que hay un gran riesgo de apagones a gran escala, debido a los enormes daños sufridos por el conjunto de reactores nucleares que generan un 20% de la electricidad que se consume en el país.

Empleados afectados por la desaparición de familiares

Plantas industriales de aparatos eléctricos, papel y acero, también fueron paralizadas, y el resto de las empresas han tenido que lidiar con la interrupción de las redes de comunicación y de transporte, ante la necesidad de los empleados de conocer la suerte de sus familiares en otras regiones, muchos desaparecidos.

Otras empresas que se suman a la paralización total son: Suzuki Motor Corp., Mitsubishi Motor Corp., Hino Motors Ltd., Toyota Motor Corp., Honda Motor Corp., y Nissan Motor Corp., más decenas de plantas que producen partes automotrices. Toyota anunció que este lunes suspendería todas las operaciones en las 12 plantas en el país, para dar tiempo a los empleados y proveedores de averiguar sobre sus familiares. Aun no se ha determinado cuándo reanudarán operaciones.

También fallan los insumos

La empresa Mazda Motor Corp., que no sufrió daños, suspendió las operaciones en sus cuatro plantas ante la falta de insumos. La interrupción del suministro de repuestos amenaza con afectar a las fábricas japonesas en otras partes del planeta. Aunque la región norte fue la más afectada, algunas plantas de semiconductores no sufrieron mayores daños, y aun así, la falta de electricidad entre otros problemas impide que puedan reiniciar las labores de producción.

En cuanto a los componentes para almacenamiento de datos, al parecer no hay mayores problemas, hay pocas posibilidades de que se interrumpa el suministro. Toshiba y SanDisk Corp., las empresas especializadas, están ubicadas muy lejos de la zona más afectada.

Agregar comentario