Foto de Coyuntura Economica

Agustín Carstens encuentra limitaciones en su candidatura al FMI

(Andina). El gobernador del Banco de México, Augustín Carstens, se mostró pesimista sobre sus opciones para convertirse en el próximo director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) tras reunirse con dirigentes chinos en el marco de su campaña.

Carsten dijo haber tenido "debates muy fructíferos" con el gobernador del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, y el ministro de Finanzas, Xie Xuren, según recoge un despacho de DPA.

"El principal propósito de la visita fue informarles sobre mis puntos de vista sobre mi candidatura" al FMI, señaló. "Tomarán en serio mi candidatura", dijo tras reunirse con los funcionarios chinos, que sin embargo no prometieron apoyarla frente a la de la ministra de Finanzas francesa, Christine Lagarde.

Carstens dijo lamentar que los gobiernos europeos apoyaran a Lagarde "antes incluso de que se anunciaran todas las candidaturas" y no lograran introducir un proceso de selección "basado en los méritos". Además, reconoció que los gobiernos europeos se sienten más confiados si nombran a un director gerente europeo.

Lo que yo aportaría es un nuevo par de ojos. Creo que sería muy objetivo y tengo experiencia en gestión de crisis, señaló. No sabemos de dónde saldrá la próxima crisis y por eso la principal premisa es que el director gerente sea la mejor persona para la institución.

Según Carsten, las naciones emergentes necesitan una mayor representación en el FMI. "Creo que los mercados emergentes mostraron que pueden ser socios fiables (...) Es hora de que expresemos realmente nuestro punto de vista".

Carstens y Lagarde son los dos candidatos que continúan en liza por el puesto en el FMI. El FMI dijo el lunes en un comunicado que su cúpula directiva de 24 miembros entrevistaría a los dos candidatos en Washington en los próximos días.

Lagarde dijo sentirse "muy optimista" tras una serie de reuniones similares la semana pasada en China.

La junta, que decidirá quién sustituye a Dominique Strauss-Kahn hasta el 30 de junio, vota según el peso de cada país. Los cinco principales donantes, EEUU, Japón, Alemania, Francia e Italia, controlan el 37,44 por ciento de los votos.

El resto de la decisión queda en manos de 19 miembros que representan el peso de sus agrupaciones regionales, y China cuenta con menos de un cuatro por ciento de voto.

Strauss-Kahn tuvo que renunciar al ser acusado en Estados Unidos de intento de violación de una empleada de hotel.

Carstens, de 53 años, reconoció que es muy difícil que consiga ganar a Lagarde, que es apoyada por los europeos y también recibió públicamente el respaldo de los países de África y Cercano Oriente.

Sin votos aún
¡Se el primero en dejar un comentario!
  Publicar comentario
Se mantendrá en privado.
Image CAPTCHA
Ingresa los símbolos y/o letras mostradas en la imagen.