José Luis Rodríguez Zapatero
José Luis Rodríguez Zapatero

España encontró su aliado estratégico en la crisis, Italia, quienes juntos pretenden afrontar el mar de críticas del FMI y los países europeos.

Silvio Berlusconi y José Luis Rodríguez Zapatero, se reunieron esta semana para ultimar lo que será la estrategia para afrontar la crisis en la que se encuentra sumida la Unión Europea, señalando que la única manera de hacerle frente es por medio de la unión y “una gobernanza común”. La eurozona, sin duda, necesita reafirmarse económicamente, según las palabras de Zapatero en el almuerzo que sostuvo con su par italiano en el palacio Chigi.

Intentando encontrar “apoyos” al descalabro que se vive en España, las señalizaciones que hizo el Fondo Monetario Internacional y lo que sus pares europeos piensan, Zapatero tuvo que encontrar una aliado estratégico para no caer ante la crítica del pueblo español, quien ya está cansado de tener que lidiar con políticas fiscales que incluyen el congelamiento de las pensiones y el recorte de los salarios de muchos funcionarios ¿Podrá Italia realmente ser un aliado?

“No hay salida nacional… sino europea”, así dijo Zapatero a todo el mundo agregando al final “los retos que tenemos por delante son de gran magnitud”. Es difícil plantearse una situación como ésta, la que sin duda no puede ser más compleja, ya que España está obligada por los pares europeos a bajar drásticamente el déficit fiscal a costa de una política fiscal agresiva que recompone un país y economía intentando sacar recursos del mismo lugar donde se ha provocado la tragedia.

El primer ministro italiano, que también ha tenido que tomar decisiones difíciles últimamente, sabe que las cosas se complican cada vez más y admitió que en lo relativo a la moneda europea común, las decisiones gubernamentales tienen que tomarse en conjunto.

De forma sutil, aclaró que la idea de todo esto es enviar un mensaje claro a los mercados, uno donde destaca el “coraje” de José Luis Rodríguez Zapatero al ser capaz de tomar decisiones difíciles en tiempos de crisis… y también un mensaje de “autoridad”, para afrontar con la frente en alto todo lo que ha ocurrido.

Zapatero expresa en sus frases una autocomplacencia con las medidas tomadas que sorprende, y por ello no escatimó en reparos antes de decir que “las medidas de reducción de gastos son para todos, y es el precio que se le pide a los ciudadanos para la prosperidad del mañana”, ¿No será un precio demasiado alto tras una mala organización gubernamental?

Una situación que generó polémica y dudas, es que el primer ministro italiano dejo sólo en el estrado a José Luis Rodríguez Zapatero, lo que fue considerado como un “insulto” o intento de dejar en ridículo al presidente del Gobierno español, lo que luego fue desmentido y aclarado de forma oficial al decir que “Berlusconi trato de darle protagonismo a sus palabras”, pero evidentemente fue un error protocolar que se malinterpretó por todos.

Puntaje: