La mediación entre el Gobierno de Cuba y la Iglesia, ha concluido en un éxito rotundo en favor de los presos políticos, los que finalmente pueden ver una luz de esperanza luego de tanta espera y desazón

Las palabras van dando lugar a los hechos. El diálogo mantenido entre el presidente de Cuba, Raúl Castro, y representantes de la Iglesia Católica cubana ya ha comenzado a dar sus frutos, lo que marca claramente de que no se trataba solamente de palabras. Hoy comenzó el traslado de presos a cárceles cercanas en donde están sus familias, mientras otros fueron llevados a hospitales, tal cual lo pautado con la Iglesia.

En principio a los presos se les trasladará a cárceles cercanas donde se encuentran sus familias, para que así puedan tener un contacto más fluido. Otros que presentan síntomas de enfermedad fueron trasladados a hospitales para efectuar minuciosos estudios médicos y analizar sus estados de salud. Este es el primer paso dado para una inminente liberación de los presos.

Sin duda es un gran paso el que ha dado el gobierno cubano, dando muestras a la comunidad internacional que lo dialogado no quedó sólo en buenas intenciones. El camino continúa, pero con esperanza y fe.

Uno de los más firmes opositores al régimen, Oscar Espinosa, quien está preso desde el año 2003 indicó con satisfacción que esto refuerza la esperanza de los presos opositores y está plenamente confiado que con la intermediación que está llevando la Iglesia, esto tendrá un final feliz para todos los cubanos.

Las autoridades de la Iglesia Católica confirmaron que lo expresado por el gobierno cubano, en cuanto al traslado de presos y otros enviados a hospitales, efectivamente era así y que Castro estaba cumpliendo con todo lo pautado en el acuerdo de palabra que mantuvieron en el diálogo. Esto fue remarcado como algo muy importante, porque no se firmó nada, esto es de palabra y es una muestra de que la palabra vale.

Los disidentes más radicales afirman que aún quedan cerca de veinte sin trasladar. Sin embargo, el gobierno aclaró que esos eran reos comunes, los cuales tampoco fueron reclamados por la Iglesia, lo que de hecho indica que eran fuegos de artificio para opacar este gran acuerdo que se está llevando exitosamente.

Estos pasos se están llevando adelante luego que Castro se reuniera el miércoles pasado con altas autoridades de la Iglesia Católica cubana, en la cual abordaron temas de la actualidad del país y principalmente a los presos políticos.

La Iglesia catalogó todo esto como un beneficio humano y social, que ayuda a que las familias estén cerca de sus seres queridos aún detenidos y colabora a ir cicatrizando heridas del pasado. Se destaca el hecho de vivir una transición importante, donde todos se muestran abiertos a ella.

Otro de los opositores, Manuel Cuesta, hizo referencia al hecho de que haya sido el mismo gobierno quien promocionó el encuentro con la Iglesia, eso demuestra que hay compromiso y seriedad. Por otra parte, exhortó a que luego de estos pasos de apertura que está dando el régimen de cuba, quienes estén en huelga, flexibilicen sus posturas para también dar señales de buena voluntad.

Un pequeñísimo grupo de Damas de Blanco, realizaron ayer una marcha, aunque esta vez con gestos de esperanza por los traslados que comenzaban a darse en el día de hoy.

Los representantes de la Iglesia también pidieron cautela, pues esto es parte de un proceso que, si bien es cierto va muy bien encaminado, conlleva un proceso mayor. Todo se va a dar en forma paulatina, no esperen que se abran las puertas y salgan todos los presos como si nada; El proceso se realizará de manera tranquila, de acuerdo a lo que se acordó con el gobierno, el cual ha cumplido hasta ahora con todo lo acordado.

Agregar comentario