En el contexto de las inminentes elecciones de noviembre, el presidente Barack Obama criticó a los republicanos diciendo que las ideas económicas que proponen son "un eco de una década desastrosa que no podemos darnos el lujo de volver a vivir".
Obama opinó que los planes de los republicanos para revertir la reforma de salud y extender los recortes fiscales de la era Bush, no arreglarán los problemas económicos de la nación. Seguidamente declaró: "Sus ideas se basan en una filosofía desgastada: reducir los impuestos para los millonarios, cortar las reglas para Wall Street y dejar a la clase media liberada a su suerte. Esa no es una receta para un futuro mejor".

Por su parte, los republicanos también hicieron su descargo y tildaron de "desastrosas" a las políticas del presidente estadounidense. El jueves, ellos publicaron su programa que propone crear empleos y reducir los impuestos, entre otros planes.
El representante Kevin McCarthy culpó a las políticas de Obama de ser las causantes de la difícil situación económica del país y declaró: "Como resultado de las políticas económicas desastrosas de la actual administración, millones de estadounidenses no tienen trabajo hoy, y nuestros hijos cargan con un déficit y una deuda fuera de control".

Las declaraciones son fuertes y la pelea sigue reñida entre demócratas y republicanos. La situación económica actual de Estados Unidos es protagonista de las discusiones y planes futuros. Finalmente, el pueblo decidirá en las urnas.

Agregar comentario