Sociología y trabajo
Sociología y trabajo

Enrique de La Garza Toledo, autor del libro “La Sociología del Trabajo Hoy: La Genealogía de un Paradigma”, define a la Sociología del Trabajo como el estudio de las colectividades humanas que se constituyen para el trabajo y sus reacciones ante las actividades del trabajo constantemente remodeladas.

Es decir, la sociología laboral busca analizar los actores sociales, fuera de su círculo íntimo y familiar, más bien como parte del engranaje productivo y económico de las sociedades, teniendo en cuenta sus comportamientos frente a una estructura conformada por una jerarquía, un conjunto de normas, reglas y derechos, una serie de actividades y respuestas preconcebidas.

Un concepto importante que se desprende de la definición de Toledo, es que las actividades del trabajo son remodeladas, cambiantes, evolutivas, sin duda, sujetas a tantos otros cambios del universo.

Por lo tanto, para acompañar esta evolución y dinamismo del trabajo, es necesario que la Ciencia Social del Trabajo también se modernice.

Sociología clásica vs. Sociología Moderna

Alain Touraine, sociólogo francés altamente interesado en los movimientos sociales industriales, por su parte, ubica al surgimiento de la sociología del trabajo como una manera en que los países toman conciencia de sí mismos como sociedades industriales, y compara a la clásica sociología del trabajo, con una nueva formulación de ella misma:

La diferencia principal entre la sociología del trabajo del futuro y la del pasado es que, esta última, se centraba en el estudio de la sociedad industrial, cuyos valores, normas y formas de organización social estaban definidas en términos de producción, de trabajo, de energía. Hoy, al contrario, la sociedad está dominada por el mercado, las tecnologías de la información y la búsqueda de la competitividad

En palabras de Touraine, encontramos entonces algunas de las causas del carácter evolutivo del trabajo; el actor social actual se encuentra inmerso en lo que se denomina la era de la comunicación, de la información, de la tecnología y de la diversidad; la aparición de nuevas tecnologías y lo que podría catalogarse como un exceso de información circundante, son movimientos que van indefectible acompañados de un gran cambio de pensamiento, actitud y accionar por parte de los trabajadores, lo que deriva en nuevos puestos, estrategias y objetivos, en la presencia de mayores exigencias y en la necesidad de nuevos conocimientos, a la hora de intentar ser parte activa del mercado.

Finalidad del Trabajo

El trabajo no fue siempre la principal actividad del hombre, sino que trascurrió una larga historia, desde la Antigua Grecia, donde la única actividad posible era el ocio, pasando por el nacimiento del Capitalismo y la Revolución Industrial, hasta llegar al presente, donde muchas formas de trabajo son posibles.

En relación de dependencia, de manera autónoma, de forma virtual a través de un pc o celular, de manera freelance, y tantas otras más; aunque todas apuntan hacia lo mismo: Obtener dinero para cubrir las necesidades básicas de vida y también para saciar un imaginario nivel de vida, un status, un conjunto de costumbres imposibles de ser abandonadas, un cierto confort o placer asociado al dinero, que sólo pide más y más dinero, y olvida tantas otras finalidades y beneficios del trabajo.

Veremos de que manera, la nueva sociología del trabajo, puede comprender, explicar y pronosticar, esta nueva concepción del trabajo, este moderno comportamiento humano

Puntaje: