En un hecho sin precedentes que podría marcar un antes y un después en la política de Cuba, el mandatario cubano, Raúl Castro, hermano del legendario artífice de la revolución, Fidel Castro, dio claras señales de estar abierto a dar solución a la problemática de los presos políticos. Esto surgió de una reciente reunión con jerarcas de la Iglesia Católica quienes están oficiando, voluntariamente, como nexos entre el gobierno y la oposición al régimen.

Si bien no se llegó a un acuerdo específico, lo importante es que ambas partes se sentaron a dialogar. Diálogo, del latín “conversación entre dos o más personas con lógica”, es lo que la comunidad internacional estaba deseando. Y se cumplió.

Hay buena disposición de ambas partes, queremos que esto se resuelva, creo que así será”, expresó el Arzobispo de Santiago de Cuba, Dionisio García.

Tras la muerte de Orlando Zapata, luego de ochenta y cinco días de huelga de hambre, parece ser que ha sensibilizado a toda la sociedad. Y en el acuerdo o la discrepancia, se ha entendido que por sobre todo son hermanos, al menos esto da la pauta de que la muerte de Zapata no ha sido en vano. Pues el mismo Presidente de Cuba, Raúl Castro, ante gestiones diplomáticas de la Iglesia cubana, opositores y el propio gobierno, ha abierto una luz de esperanza. La liberación de presos políticos estuvo en la agenda de lo hablado y hubo un ámbito de diálogo fraterno.

El tema de aquí en más es cuáles serán las señales de la comunidad internacional. Ya que se exigía a la isla más muestras de compromiso democrático, hecho que trabó negociaciones con la Unión Europea, a pesar de los denodados esfuerzos de Rodríguez Zapatero por incluir a la isla en las negociaciones. Asimismo, qué actitud adoptará Estados Unidos.

Son muchos puntos importantes en juego. Aún no se ha dado el gran paso, pero los caminos están allanados, sería importante que la comunidad internacional reciba este hecho, de suscitarse, con buenos ojos y algo de apertura hacia el país caribeño, a modo de muestra que las señales que se pedían a cambio de apertura no eran sólo palabras.

Puntaje: