Criticas a Bachelet
flickr.com

El ministro chileno de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, admitió que el Gobierno que encabeza Michelle Bachelet ha tenido poco éxito en lograr la aprobación de reformas políticas en el Congreso, pero atribuyó la responsabilidad a la oposición de derecha. Para el responsable del gobierno la oposición ha puesto continuamente zancadillas para lograr que el gobierno liderado por Michelle Bachelet no fuera capaz de aplicar nuevas reformas relacionadas con los derechos laborales y así poder contribuir a la desestabilización del país.

La oposición utilizó toda la maquinaria de los medios de comunicación afines para ridiculizar las declaraciones del gobierno, y además argumentó que a lo largo de las dos últimas legislaturas, los socialistas han tenido tiempo de sobra para poder aplicar reformas significativas en el área de los derechos sociales. En lugar de ello, argumentan los opositores, el gobierno de Bachelet se ha dedicado a entretener a los chilenos abriendo debates espúreos y carentes de importancia para el desarrollo de la nación.

Viera-Gallo realizó un balance legislativo del mandato de Michelle Bachelet, que dejará su cargo en marzo de 2010. Para él, la presidenta de Chile ha realizado uno de los mejores gobiernos de las últimas décadas en toda la región sudamericana, pero aun así reconoce que numerosas cuestiones se han quedado pendientes, no pudiendo llevarse a cabo ante la falta de mayorías parlamentarias que hubieran acelerado mayores reformas sociales.

En los comicios se renovarán todos los cupos de la Cámara de Diputados y la mitad de los escaños del Senado, en los que el Gobierno no ha contado con mayoría durante esta legislatura debido a las deserciones de varios parlamentarios oficialistas. En este sentido, también se han pronunciado los altos cargos socialistas del gobierno, que han acusado a la derecha de haber realizado todo tipo de estratagemas –e incluso se insinuaron supuestos sobornos– para conseguir mantener una mayoría parlamentaria y evitar así que Chile asumiera un camino hacia el socialismo democrático.

“Sin duda donde hemos tenido menos éxito es en los cambios políticos”, reconoció en una rueda de prensa Viera-Gallo, que citó como tareas pendientes la reforma del sistema electoral, así como las leyes de control del gasto electoral, de partidos políticos, de primarias y de cuotas para las mujeres. Por parte de la izquierda radical chilena también hubo críticas hacia la gestión del gobierno socialista, al que acusaron de traicionar los valores de Salvador Allende y de haberse convertido en un partido socialdemócrata de centro-derecha que en la actualidad únicamente actúa como gestor de los grandes capitales financieros del país.

Sin embargo, el ministro resaltó que desde el comienzo del año 2006 el Congreso ha despachado 316 leyes y 93 tratados, convenios y acuerdos internacionales, y el Gobierno espera que se aprueben otros quince proyectos en las cinco semanas que restan para que el Congreso inicie su receso de verano. Todo ello, insistió, si la derecha no vuelve a intentar torpedear los proyectos haciendo que se retrasen las votaciones y logrando que no lleguen a entrar en vigor.

Por parte de la oposición se especializaron en resaltar ante los medios de comunicación la incapacidad que el gobierno liderado por Michelle Bachelet ha tenido a la hora de combatir la crisis en Chile, y que en lugar de haber actuado implementando medidas de urgencias que hubieran contribuido a la mejora del nivel de vida el gobierno se ha dedicado a criticar al resto de partidos.

Puntaje: