Barack Obama anuncia que los consumidores sufrirán las consecuencias de una política republicana en caso de que éstos obtengan mayoría en las elecciones del 2 de noviembre.

Los consumidores estarán en peligro si se elije a los republicanos

De acuerdo con los comentarios realizados por el presidente Barack Obama, los consumidores se encontrarán en peligro si se elige a representantes republicanos en las elecciones que se llevarán a cabo el 2 noviembre del presente año, pues dicho partido se ha comprometido con la eliminación de la reforma financiera que promueven los demócratas y eso haría retroceder al modelo económico que provocó la gran depresión de los años 30' y la última debacle financiera que aún no termina de superar el país.

Parte de las declaraciones realizadas por el presidente de Estados Unidos fueron que, sin una supervisión integral y protección debida, los consumidores verán cómo se pone en riesgo a toda la economía estadounidense, por lo que el proyecto ofrecido por los republicanos no sirve a las personas comunes y corrientes, no le sirve a Wall Street, y no le sirve a nadie. Parte de la motivación que tuvo el presidente por impulsar una reforma financiera que permitiera controlar distintas variables del sistema económico nacional, fue la ineficacia del conjunto de normativas regulatorias obsoletas que permitía a los bancos, corredores y otras entidades financieras asumir riesgos cada vez mayores sin preocuparse por las consecuencias de sus actos.

Aprobada la reforma financiera con la oposición prácticamente unánime del partido republicano, ya se han limitado las comisiones de retiros excesivos y se dio fin a los aumentos de las tasas de interés de tipo retroactivo que se aplicaban a las tarjetas de crédito. Hay que recordar que esta fue una de las medidas que entró en vigor tras el paquete de rescate aplicado por el ex presidente George W. Bush para el rescate bancario por 700,000 millones de dólares, lo que significó un gran rechazo por parte de los contribuyentes que no vieron con buenos ojos que se utilizaran los recursos públicos para favorecer la negligencia con la que operaron las entidades financieras que entraron en crisis.

A pesar de que la reforma financiera establecida por Obama no ha sido un tema de campaña para los republicanos, se sabe que una de las cosas que harían en caso de obtener mayoría en la Cámara de Representantes y el Senado, sería derogar la reforma que estableció el Partido Demócrata sin su aprobación.

Por su parte, el representante del partido republicano, John Thune (Senador), ha criticado la actuación de Obama por su reforma al sistema de salud, el paquete de estímulo económico y la no renovación de los recortes de impuestos que el presidente Bush impulsó para aquellas personas que tengan un nivel de ingreso superior. Además, el senador republicano señaló que en los últimos años se aprendió lo que no funciona en Estados Unidos, pero además también se sabe lo que no funcionó en el Congreso desde que su partido perdió mayoría, por lo que luego de estas elecciones están decididos a cambiar la dirección del país y llevarla al lugar correcto.

De manera quizás simplista, el senador republicano aprovechó para hacer una pregunta abierta a todos los electores que tendrán que acudir a las urnas el próximo 2 noviembre, y consultó a la ciudadanía: "¿Están en mejores condiciones que hace dos años?" Es evidente que los republicanos juegan con los problemas de contingencia a los que se enfrenta la gran mayoría de los estadounidenses tras la alta tasa de desempleo, el problema económico y la debilidad del dólar frente al resto de monedas internacionales, pero habrá que ver cómo reacciona la audiencia frente a este debate de ideas que definirá el curso de Estados Unidos.

Agregar comentario