Medidas anticrisis
Medidas anticrisis
flickr.com

En España nunca pasa nada. Un país históricamente sin visión de futuro que –ciclo tras ciclo- se enfrenta al mismo escenario en el contexto del capitalismo, privatizaciones, recogidas de beneficios y socialización de las pérdidas.

Los ricos nunca dejan de obtener beneficios a costa de los trabajadores que siempre asumen las turbulencias de los mercados. Capitalismo y neoliberalismo en su más pura esencia que en una economía como las española se utiliza como paradigma; los débiles supeditados a los burgueses para garantizar el crecimiento sectorial y continuar caminando, buscando siempre nuevas fórmulas de enriquecimiento rápido y sin valor agregado.

Pero España hoy, se sitúa en un escenario ciertamente adverso. La especulación y la explotación comienza a recaer sobre las clases trabajadoras, sólo que ahora, la clase trabajadora es cada vez más escasa por lo que el sustento de la burguesía y el malentendido estado de bienestar, se torna cada vez mas complejo.

Entre la huelga general y la presión fiscal

El capitalismo caduca, el sistema económico no es capaz de genera riqueza, el sistema financiero contempla una burbuja subyacente de dimensiones aún desconocidas que generan o exponen una riqueza completamente irreal y aún supeditada a la explotación de la especulación

El sistema no puede sostenerse y ya ha llegado al sector público, intocable y hegemónico sector público del estado español. Un estado que en menos de 24 meses ha acumulado tanta pérdida que a los funcionarios y los pensionistas les ha llegado el turno de asumir recortes.

La paradoja es extrema, un estado en manos de un gobierno social que ve como el ficticio e hilvanado “estado del bienestar” se desintegra

Se congelan las pensiones públicas y se rebaja el sueldo a los funcionarios públicos y se eliminan las ayudas sociales a las familias. Pero no, no pasa nada. Leves voces se levantan defendiendo – no sin vehemencia- un neoliberalismo del que no quieren desprenderse y que está colapsando al mundo entero. Y otros, los detractores en la búsqueda del poder, se centran en argumentos demagógicos para criticar los recortes sociales, los desequilibrios de los mercados y el mantenimiento de las burbujas ocultas y especulativas.

El estado español se prepara ahora para otra paralización general. Una paralización que, de acuerdo a la idiosincrasia española, servirá únicamente para que –aquellos que aún tienen un puesto de trabajo- aprovechen para descansar.

Del "pleno empleo" a la congelación salarial

La medida adoptada por el gobierno español que contempla una mayor presión fiscal allá donde se registren beneficios, no es más que una medida extrema y sin mayores previsiones de las muchas adoptadas por un gobierno que se dedicó a beneficiarse de los años del “pleno empleo” y el crecimiento del 3% sostenido por la especulación del suelo.

Ahora el escenario ha cambiado sustancialmente y es necesario suspender medidas sociales implantadas como parte de la captación de votos.

¿Dónde está el dinero?

El estado español busca el dinero, es necesario sin duda. La tasa de desempleo de España se sitúa en el 20% y las proyecciones hablan de un aumento de desempleados que situará ese porcentaje en un 34% para 2012.

El déficit público es –junto con Grecia y Portugal- uno de los más elevados de la Zona Euro y, responsable de la depreciación de la moneda única frente al dólar.

La presión fiscal es la única alternativa con la que cuenta el gobierno, si no fuera porque no hay sobre quien presionar.

Medidas históricas

Se acabó el estado de bienestar, en una sociedad en la que nueve millones de habitantes son pensionistas, la congelación de las pensiones públicas supone un duro varapalo para el consumo, la demanda y el mantenimiento del, ya maltrecho, tejido empresarial.

Cinco millones de jubilados se verán afectados de una medida no conocida durante la historia de la democracia en España y que supondrá al estado español un ahorro de 1.500 millones de euros anuales

España: La caída de un estado

La exclusión social que se vive en España no da más de sí, el último paquete de medidas fiscales adoptadas por el gobierno español ha abierto varios frentes de controversia, pensionistas, funcionarios públicos e Internet, se levantan frente al acorralamiento de una sociedad para la que parece haber cada vez menos salidas.

Sanidad servicios de emergencia, funcionarios públicos, enseñanza, pensionistas, jubilados, desempleados… todos llamados a una nueva huelga general convocada el próximo 2 de junio por los Comisiones Obreras y UGT y… ¿para qué?... en España, nunca sucede nada.

Colapso judicial, cuentas de resultados del sistema financiero manipuladas, morosidad histórica, una de las tasas de desempleo más altas de la Unión Europea, déficit público un 8% por encima de los criterios de convergencia y la eliminación de todas las medidas sociales... pero no, en España nunca pasa nada.

Puntaje: