Raul Castro
Flickr

En los últimos días se han ido presentando ante las autoridades cubanas los nuevos delegados de la Unión Europea para las negociaciones con la isla. Su presencia en esta ocasión no ha levantado mucha actividad entre los medios cubanos, ni tampoco entre la oposición al castrismo en el exterior, a diferencia de cómo levantó polémica la visita reciente del Ministro de Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos.

En su última visita a la isla, el diplomático español rechazó la petición de grupos opositores para reunirse con ellos y mantener contactos con el objetivo de informar en el exterior sobre la situación de la democracia y los derechos humanos en Cuba. Un rechazo que levantó numerosas críticas entre los miembros de la oposición.

...incluso medios de comunicación importantes de los Estados Unidos calificaron a Moratinos como “siervo” de los intereses de los hermanos Castro.

El gobierno de España ha mantenido contactos esporádicos durante los últimos años con el cubano, y en la actualidad se ha mantenido abierto a realizar cambios estructurales en las relaciones con el gabinete de Raúl Castro, justo unos meses antes de tomar la presidencia de la Unión Europea. Por su parte, los cubanos han intentado conseguir acuerdos para que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero visite la isla justo coincidiendo con la presidencia española en Europa.

La visita de los responsables europeos es importante para la oposición cubana, que durante los últimos meses, debido a las relaciones de Moratinos con La Habana, se ha sentido abandonada. Los responsables en Europa de la oposición y transición hacia la democracia en Cuba han expresado sus reservas respecto a las intenciones de los españoles cuando sean responsables de la presidencia Europea, sin embargo desde el Partido Popular Europeo (centro-derecha), que dispone de mayoría amplia en el Parlamento Europeo, se han referido numerosas veces, a los asuntos con Cuba anunciando que no habrá cesión alguna con el gobierno de Raúl Castro hasta que no se realicen cambios y reformas profundas para implantar la democracia.

Para los grupos de izquierda radical del Parlamento Europeo, el gobierno español está dando pasos positivos para acercar posiciones en común con Cuba, y se felicitan de la postura de la Unión Europea que, al menos contando con la mayoría de la derecha en el Parlamento, no es como la de Estados Unidos.

Sin embargo, en esta legislatura europea, los grupos de extrema derecha también han ampliado su presencia en el Parlamento, y son radicalmente opuestos a tener cualquier tipo de acercamiento hacia el gobierno de los Castro. Por su parte el gabinete de Raúl Castro también ha denunciado lo que considera estratagemas por parte de la ultraderecha para que tanto España como la Unión Europea presionen a Cuba con el fin de que devuelva las deudas que lleva acumuladas en la última década.

Precisamente en su última visita a Cuba, el Ministro de Exteriores español evitó referirse en las negociaciones con el gobierno caribeño sobre la deuda que el país lleva acumulada con España, cuyo importe total ronda ya los 3.000 millones de dólares (unos 2.000 millones de euros), de los cuales más de 1.000 han sido vencidos. El problema es que Cuba ha sido golpeada sucesivamente por gastos inesperados como los naturales en 2008, y también se ha notado en las arcas públicas una enorme caída en el modelo productivo, el cual se encuentra a debate durante los últimos años con el fin de aplicar un nuevo programa.

En este sentido, algunas autoridades cubanas se han pronunciado abogando por aplicar en el país una serie de reformas para implantar un modelo del llamado “socialismo de mercado”, similar al de China o Vietnam, que tan buenos resultados de crecimiento desarrollo ha aportado a las potencias emergentes asiáticas.

Este modelo cuenta, sin embargo, con una oposición frontal por parte de los más ortodoxos dentro del gobierno, que son partidarios de profundizar aun más en la nacionalización de empresas.

La delegación de la Unión Europea tiene previsto informar al gobierno cubano de que no cederá en el Parlamento ante ninguna propuesta que pueda venir del gobierno español durante la presidencia de la Unión, y que en la actualidad se encuentra a la expectativa de ver si Raúl Castro emprende definitivamente un modelo de cambio que comience a llevar a Cuba hacia una economía de mercado y una democracia, ya que de otra manera las únicas cuestiones que se debatirán serán un pequeño apartado sobre las exportaciones y el cobro de las deudas acumuladas.

Puntaje: