Elecciones primarias Miami
Elecciones primarias Miami

La posibilidad de privatizar el sistema de pensiones en Estados Unidos tiene a los jubilados preocupados por los posibles recortes que signifiquen en lo social, de ahí que frente a las elecciones presidenciales (se realizarán en noviembre del 2012) su voto se vuelve poderoso y amenaza con quitar popularidad a los Republicanos.

En Florida las elecciones primarias se realizarán este martes, por lo que los afiliados republicanos comienzan a pensar dos veces las cosas antes de emitir su voto en las urnas para escoger al Republicano que representará al partido frente a Barack Obama – representante Demócrata.

De acuerdo a lo señalado por Max Rothman, presidente de la organización “Alliance for Aging”, el 60% de los jubilados en Miami dependen de los servicios sociales que se entregan actualmente, razón por la que un cambio en dicho sistema podría generar una debacle en el segmento de los adultos mayores. Esta situación sin duda es preocupante si se considera que los adultos mayores (de más de 65 años) representan al 13% de la población nacional y en Miami son el 17.3% según el censo realizado en 2010, por lo que cualquier cambio que se haga en este segmento importa.

Visto de otra perspectiva, no sólo importan los cambios en cuestiones sociales por la gran cantidad de adultos mayores que hay en Estados Unidos y localidades como Miami, sino también se trata de un segmento de influencia electoral que podría marcar la diferencia entre la elección primaria que se hará entre los políticos Mitt Romney y Newt Johnson (candidatos Republicanos), quienes en un comienzo hablaron sobre la privatización del sistema de pensiones y hoy casi no lo mencionan.

Florida, un estado codiciado por los políticos

Es tan importante este electorado que la posibilidad de cambiar el sistema de pensiones pasó de ser promesa a olvido durante la última semana de campaña republicana. El problema está en que las dos posiciones mostradas por los candidatos – Romney y Johnson – afectan de una u otra manera a los adultos mayores y eso no gusta.

A juicio de Newt Gingrich las aseguradoras privadas deben competir con Medicare, programa de seguro social administrado por el Gobierno y que depende del sueldo de los trabajadores; Romney opina que no se debe cambiar el sistema de pensiones a los jubilados ni a quienes están por jubilar, aunque sí a los más jóvenes.

En lo relativo al seguro social, las posiciones vuelven a encontrarse en un punto común con ligeras diferencias. Gingrich es de la idea de mantener el sistema público o cambiar a la modalidad privada, mientras Romney propone tener la opción de invertir en fondos privados, pero aumenta la edad para calificar a los beneficios propios del adulto mayor y que éstos se basen en sueldos.

El problema de todo esto está en que con un modelo económico que enfrenta tantos inconvenientes, parece infructuoso seguir confiando en las inversiones de fondos privados, sobre todo cuando el capital se relaciona con la vejes de una persona.

Puntaje: