Prestamos faciles
Préstamos fáciles
flickr.com

Nos acercamos a un periodo de tasas de interés reducidas. No es que el escenario económico haya mejorado excesivamente, sino que el sistema financiero necesita recuperar la confianza de los clientes. Ésta, es fundamental para lograr captar aquellos clientes que conservan su historial de crédito sano.

Es por lo tanto el mejor momento para solicitar financiamiento, tanto para la compra de una vivienda como para la adquisición de un vehículo. Sin embargo, es importante seguir una serie de recomendaciones si no quiere incurrir en un sobre endeudamiento que pueda terminar con el historial de crédito que tanto le ha costado mantener.

Leer e informarse, fundamental

Es fundamental saber que el dinero que obtenga del financiamiento, especialmente si se concentra en fórmulas destinadas a la adquisición de bienes o servicios de consumo, varían mucho en términos de condiciones de una entidad a otra. Tasas de interés reducidas facilitan el acceso a préstamos, específicamente si acude a entidades de crédito o bancos.

Sin embargo y, dada la apertura que las entidades tienen en un momento como el actual para captar clientes solventes, la lectura exhaustiva de las cláusulas estipuladas en el contrato de préstamo, se transforma en obligatoria si quiere evitar incurrir en errores relacionados con el clausulado, como los observados en los dos años y medio que lleva vigente la crisis.

Refinanciamiento, un buen momento

Adicionalmente, tanto los tipos oficiales de interés que la FED mantiene en mínimos, como las tasas de interés que aplican los bancos y entidades financieras, favorecen el refinanciamiento de deudas acumuladas con tasas de interés más elevadas.

Esta operación le permitirá reducir sus obligaciones de pago mensuales y, si bien el plazo por el cual usted estará obligado a responder por su deuda, será mayor, la reducción de la cuota le permitirá incrementar su capacidad de ahorro y, sobre todo, mantener su historial de crédito en condiciones óptimas.

Tasa fija o variable

En un momento como el actual, ésta es una complicada decisición. Las proyecciones económicas basadas en el análisis de la evolución de la economía, permiten augurar una revisión al alza de los tipos oficiales no más tarde del próximo ejercicio, es por lo tanto un momento idóneo para evaluar la tasa fija si su economía familiar ya se encuentra muy ajustada y quiere permanecer ajeno a las alzas de las tasas de interés que incrementarían su cuota mensual.

Evalúe las ofertas bancarias antes de decidirse

Al igual que las tarjetas de crédito, los préstamos de concesión rápida o también denominados, préstamos fáciles, se suelen conceder sin avales ni garantías, siempre que su historial de crédito sea excelente.

Esta facilidad de acceso al financiamiento, lleva implícito una tasa de interés más elevada, por lo que puede transformarse en un arma peligrosa.

Adicionalmente, existen los préstamos de concesión rápida que conceden los comercios y permiten el pago en cuotas mensuales de los artículos adquiridos. Sea muy prudente con estas ofertas, solicite por adelantado el importe final que pagará por el artículo que está adquiriendo y un detalle de los intereses que deberá pagar mes a mes.

Préstamos vs. tarjetas de crédito

Generalmente, las deudas acumuladas con tarjeta de crédito pueden suponer un incremento en intereses que se sitúa en el 15% aunque en ocasiones, puede superar el 20%.

En un momento como el actual, encontrar un préstamo personal al 12% o 13% no es muy difícil por lo que sin ninguna duda, es mejor optar por un préstamo personal antes que financiar una deuda con su tarjeta de crédito. No debe olvidar que 2 o 3 puntos porcentuales, pueden suponer alrededor de 20 o 30 dólares por cada 1.000 que tenga financiados.

Conclusiones, aspectos a tener en cuenta sobre los préstamos fáciles

Para finalizar, debe tener presente que la evaluación de una fórmula de financiamiento, no debe circunscribirse únicamente al préstamo que arroje la cuota más baja, sino también y principalmente, debe optar por el que tenga una tasa de interés menor y cuyo plan de pago le permita cubrir su cuota mensual sin pasar apuros y sin que ésta, no termine de amortizarse, nunca.

Puntaje: