Liderazgo
Liderazgo

La seguridad económica se ha ido recuperando en la medida en que las empresas han invertido con más confianza, los mercados se han vuelto más confiables y la posibilidad de caer en una recesión doble se ha ido difuminando, aunque con el paso de la crisis financiera también se ha descubierto una gran falencia, se necesitan nuevos líderes urgentemente.

Las carencias en técnicas de desarrollo de liderazgo no podrían estar más latentes, y por ello las empresas competitivas ya anuncian nuevos programas que intentarán llenar los cupos de aquellos altos ejecutivos que dejarán sus puestos para jubilarse, después de haber pospuesto esta decisión por causa de la crisis económica. Es previsible que muchos se retiren de sus empleos luego de ver que los fondos de retiro vuelven a inflarse producto de la nueva confianza que se generará en el mercado, dice Larry Looker, gerente de desarrollo de liderazgo global de Amway Corp.

El problema de la falta de liderazgo es notorio, y mucho más grave de lo que todos podrían pensar al observar que, producto de la crisis económica, hubo muchos recortes en la contratación de personal, la capacitación de éstos y la creación de nuevos programas para mejorar la capacidad de los empleados en relación a los nuevos desafíos, por lo tanto, las complicaciones que se esperan para el 2011 son muchísimas y el tiempo es muy escaso para preparar una nueva cantera.

La realidad es dura y las empresas ya están definiendo estrategias complejas para paliar las problemáticas que se avecinan, como la contratación de ejecutivos de empresas extranjeras o el ofrecimiento de mejores oportunidades de empleo a los escasos nuevos gerentes que se asoman como única salvación para varios. De acuerdo a los datos que reveló la empresa consultora de recursos humanos Bersin & Associates LLC, entre 2008 y 2009 se recortó el presupuesto de capacitación en un 11%, cuestión que hoy trae consecuencias negativas.

Hoy en día, con la confianza que vuelve poco a poco a los mercados, las empresas están dispuestas a incrementar el presupuesto destinado al desarrollo de liderazgo, según otra encuesta desarrollada por Bersin que tomó el catastro de 750 compañías en Mayo del 2010. El 25% de las compañías encuestadas, están dispuestas a aumentar el presupuesto en un 10% al menos. Desde otro punto de vista, el 88% de los 400 ejecutivos consultados por la consultora Mercer & McLennan Cos., ha reformado o planea modificar los programas de capacitación para incentivar el liderazgo.

La solución a la falta de liderazgo está dentro de las empresas

El sentir de la mayoría de las grandes empresas o compañías que fueron encuestadas, deja en claro que la solución a la problemática de la falta de liderazgo no está en buscar nuevos ejecutivos o gerentes de alto nivel “fuera de la empresa”, sino en la disposición de programas que incentiven la preparación de trabajadores capaces desde dentro.

Una de las empresas contratistas en el sector de defensa, Rockwell Collins Inc., cuenta con una universidad empresarial que tiene por finalidad mejorar ciertas capacidades -como la del liderazgo- en sus trabajadores. El problema que se ha visto en el último tiempo respecto de su funcionamiento no podría haber sido más claro “los programas contemplados no están bien coordinados ni son consistentes”, señaló Rod Dooley, vicepresidente de gestión de talento y diversidad de la compañía.

Con toda la experiencia adquirida más las problemáticas que se presentan en la actualidad, la opción ha sido innovadora, y Rockwell obliga a los gerentes en ejercicio a que compartan su trayectoria con los empleados y seleccionen a quienes posean potencial para reemplazarlos luego en el cargo y participen en conjunto dentro de programas de capacitación avanzados.

Puntaje: