Pérdida de la poliza de vida
Pérdida de la póliza de vida

Siempre hay que guardar los registros del seguro de vida contratado con cautela, pues nunca se sabe cuando pueden llegar a necesitarse, pero si ello no ocurre ¿Qué pasa ante el extravío de los papeles del seguro de vida contratado? El riesgo es altísimo, ya que en caso de no poseer la póliza de vida, aún siendo el beneficiario no podrá hacerse efectiva la misma ante la compañía de seguro, esto sucede a raíz de no existir una base de datos local o nacional para consultar al respecto.

No obstante la pérdida de la póliza de vida, el beneficiario puede optar por determinar:

  • Que compañía de seguros emitió la póliza
  • Que agente la pudo haber vendido
  • Si el seguro de vida fue adquirido por medio del empleador, asociación o grupo en el que trabajaba o al que pertenecía

La obtención de alguno de estos datos es muy importante, por ello parte de la estrategia a seguir puede ser:

  • Buscar documentos relacionados con el seguro

    Lo primero que se debe hacer es buscar en los lugares confidenciales donde se pudo guardar un documento tan importante, cajas de seguridad en el banco u otros lugares de uso privado por parte del causante. Ver la libreta de teléfonos es una buena idea, pues ahí podría estar anotado el nombre de algún agente de seguros con el que se pudo contratar la póliza

  • Contactarse con los asesores financieros actuales y anteriores

    Abogados, contadores y asesores de inversiones, contactar a todos los asesores que pudieron conocer la existencia de este seguro de vida

  • Revisar solicitudes de seguros de vida

    Si no encuentra la póliza del seguro de vida, siempre podrá recurrir a la solicitud realizada por el fallecido, allí se encontrará un catastro de todas las pólizas que poseía el causante

  • Contactar a los empleadores anteriores

    En caso de disponer del registro de alguna póliza de seguro, se puede comenzar a obtener información al respecto

  • Revisar la chequera y los cheques pagados

    Asegurarse de verificar si en alguno de los cheques pagados está el nombre de alguna aseguradora que se contactó durante los últimos años, ello puede orientar respecto de quien fue la compañía emisora de la póliza

  • Revisar la correspondencia hasta un año antes de la muerte del asegurado

    Habitualmente las compañías de seguro envían la información de las primas, dividendos o estatus de la póliza en cuestión, lo que constituiría otro claro aporte a la búsqueda que se emprende

  • Revisar la declaración de impuesto del fallecido hasta 2 años antes de su deceso

    Cerciorarse de si hay intereses o costos pagados a alguna aseguradora. Recuerde que éstas pagan intereses acumulados en pólizas permanentes y cargan intereses en préstamos de las pólizas

  • Ponerse en contacto con el departamento de seguros del estado

    La Asociación Nacional de Comisionados de Seguro posee un sistema especializado en la localización de compañías aseguradoras, el que proporcionará al personal adecuado para intentar identificar a la compañía con la que se pudo contratar el seguro de vida

  • Revisar la oficina de propiedades no reclamadas del estado

    No olvide que en caso de no encontrar al beneficiario de una póliza de seguro, la aseguradora está obligada a enviar el beneficio como “propiedad no reclamada” al estado en que no fue reclamada la misma, por lo que, de tener alguna sospecha del lugar en que se contrató el seguro y la aseguradora, puede consultar por las propiedades no reclamadas

  • Contacto con un servicio de búsqueda privada de seguros de vida

    Muchas empresas privadas se contactan con las aseguradoras para ver si el fallecido tenía o no contratado un seguro de vida, lo que puede facilitar bastante las cosas

Puntaje: