Seguro de vivienda
Seguro de vivienda

La pregunta habitual de toda persona, ante cualquier tipo de seguro es: ¿Qué cobertura debe tener éste? La respuesta nunca es sencilla, sobre todo cuando las necesidades de las personas son tan variables, sin embargo, en el caso de los seguros de vivienda, el titular se tiene que tener en cuenta que el seguro debe cubrir cuatro puntos fundamentales, a saber:

  1. Estructura de la casa
  2. Contenido de la casa y pertenencias del titular
  3. Costos extras por tener que residir en otro lugar mientras se repara la casa (en caso de siniestros)
  4. En caso de responsabilidad civil a favor de terceras personas

Detalle de lo que debe cubrir un seguro de vivienda

Estructura de la casa

La cobertura debe ser suficiente como para cubrir la reconstrucción de la casa en caso de que sufra algún daño estructural importante. Un consejo para quienes deseen comprar este tipo de seguro es no basar el monto de la cobertura en lo que se gastó en la construcción de la casa, pues los valores pueden haber cambiado y podría resultar más o menos que dicho monto.

En los casos en que se compra una vivienda con crédito hipotecario, algunas entidades bancarias dependiendo del tipo de crédito, solicitan a los clientes la adquisición de un seguro por el pago de la hipoteca, aún así, es menester de cada uno el asegurarse por un costo superior al estimado para así tener la capacidad de reconstrucción y no sólo la cobertura por la hipoteca.

Un consejo para quienes ya han pagado la hipoteca, es anular el seguro “homeowners insurance”, pues la inversión que se ha realizado en el inmueble se garantiza por medio de esta póliza.

Para calcular cuál es el monto que se necesita (para asegurar la reconstrucción), lo mejor es cotizar cuál es el valor actual de construcción por pies cuadrados, y luego multiplicarlo por el total de pies cuadrados de la vivienda que se quiere asegurar.

¿Qué determina el costo de la reconstrucción?

  • El valor de construcción en la zona en que se encuentra la vivienda
  • Pies cuadrados totales de la vivienda
  • Tipo de construcción
  • Tipo de casa, colonial, moderna, etc.
  • Materiales utilizados en la construcción del techo del bien raíz
  • Cantidad de habitaciones, chimenea, cobertizos, piscinas, etc.
  • Todas las mejoras que pueda tener la vivienda, ampliaciones, entre otras

Un punto especialmente interesante a tener en cuenta a la hora de contratar una póliza de seguro de vivienda, es aquel que guarda relación con la cobertura del mismo, pues a modo estándar se responde por incendios, fuego, granizo, explosiones, robos y rayos, pero no por terremotos, inundaciones, entre otras calamidades.

Contenido de la vivienda

El seguro de vivienda contempla un 50% o 70% del total de cobertura, para el reemplazo del contenido de la casa que pueda haber sido afectada por alguna de las causales contempladas en la póliza y requieran del pago del seguro, sin embargo, esta cobertura llamada “dwelling” puede ser insuficiente en muchos casos, por ello lo aconsejable es realizar un inventario del costo de reemplazo que tendrían el contenido de la vivienda, para así conocer a ciencia cierta cuál es la cobertura que se necesita.

El “valor real” (actual cash value) y la “cobertura de reemplazo del costo”, son las opciones que se deben considerar en la contratación del seguro. En la opción de valor real de los bienes lo que se consigue es el pago en efectivo de los artículos afectados, considerando una depreciación de los mismos, producto del paso del tiempo, mientras que en la segunda opción de cobertura de reemplazo se consigue lo que cuesta reemplazarla por similares, hasta un límite de dinero definido, aunque sin depreciación.

Gastos adicionales al siniestro

Este es uno de los acápites más importantes del seguro, pues es el que se encarga de cubrir todos los gastos adicionales a la consecución de un desastre, aquellos que son imprescindibles como el hospedarse en algún lugar pagado (hotel, posada, etc.) producto de algún siniestro que afectara la propiedad. Se hace cargo además de la alimentación de ese período e incluso de los pagos del inquilino (arriendo), en caso de haber arrendado parte de la casa asegurada.

El monto de cobertura generalmente obedece al 20% del total del seguro, no obstante ello, este monto es variable y se tendrá que preguntar de caso en caso. Hay algunas compañías que ofrecen un anexo aparte para los gastos adicionales por siniestro, algunos ofrecen inclusive cobertura ilimitada cada ciertos períodos, razón por la que debe preguntarse al agente de seguro o contacto de la aseguradora.

Responsabilidad civil a favor de terceros

Otro de los puntos importantes de un seguro de vivienda, es el de responsabilidad civil a favor de terceros, pues éste cubre cualquier tipo de daño que ocasione el titular de la vivienda asegurada, las personas que vivan en dicha propiedad, así como también sus mascotas. Los costos que se contemplan dentro de esta cobertura son los de representación en juicio (ante posibles demandas) y también aquellos que emanen de la responsabilidad que el juez crea corresponden a los asegurados.

La cobertura estándar en estos casos es de $100 mil, aunque si la persona lo desea puede ampliar dicho monto por 300 o 500 mil dólares de ser necesario (inclusive más).

Protección paraguas de responsabilidad civil

Este tipo de seguro adicional es conveniente cuando el monto de inversión en la propiedad o los daños que se pueden sufrir, sobrepasan el total de la cobertura del seguro original. El seguro paraguas de responsabilidad civil (Umbrella), recién cubre cualquier tipo de gasto de responsabilidad civil, cuando el seguro principal lo ha hecho y no ha alcanzado a cubrir todo.

Puntaje: