Seguros de vida a término o permanentes
Seguros de vida a término o permanentes

Cuando se busca un seguro de vida, hay que conocer algunos términos que se aplican y estudiar los tipos de seguro que están disponibles en el mercado, para así optar por alguno que se acomode realmente a las necesidades de cada persona. Conocer la diferencia entre los seguros de vida a término y permanentes, contribuirá de forma importante a que los interesados descubran qué oferta es la que más le conviene.

Seguro de vida a término

El aspecto fundamental de los seguros a término está en que su configuración depende de dos variables específicas, la primera es el monto de cobertura, y la segunda la cantidad de años que dura el mismo. Esta configuración es recomendada para aquellas personas que no necesiten un compromiso indefinido con la aseguradora, y por lo tanto, sólo requieran de cobertura por una cantidad de años específica.

Cuando llega la fecha de término especificada en la póliza, el titular tiene dos opciones: renovar la póliza de seguro o simplemente dejar que se extinga por sí sola.

Un ejemplo claro del uso habitual que tiene este tipo de seguros, es aquel que versa sobre las familias que tienen hijos pequeños y están en medio del pago de una hipoteca, por lo que deciden adquirir una póliza de seguro a término por un plazo de años que va desde los 20 a 30 años, luego de ello simplemente no la necesitan más.

Seguro de vida permanente

Este tipo de seguro de vida es un poco más complejo que el a término, sin embargo, su característica más evidente es el no poseer una fecha de caducidad, por lo que seguirá activo hasta que el titular decida lo contrario, la aseguradora decida caducar la póliza o no se pague la prima que corresponda.

Los seguros de vida permanentes proporcionan a los titulares la alternativa de “ahorrar”, la que dependerá específicamente del tipo de seguro permanente que se elija, a saber: tradicional, variable, universal o universal-variable.

El sistema de ahorro que contempla este tipo de seguro, funciona por medio del “cobro extra” que se hace a los titulares producto del promedio que se obtiene respecto de los asegurados de mayor edad. Con la porción extra cobrada, la compañía de seguro invierte a favor del titular del seguro, para así disponer de un monto que servirá como préstamo para cuando lo necesite. Un punto importante es el considerar que dicho valor no estará disponible para los beneficiarios, pues éstos sólo verán el dinero dispuesto en la cobertura del seguro ante el fallecimiento del titular de la póliza.

Como conclusión, quien busque contratar un seguro de vida, deberá contemplar la actualización de los valores de las primas en caso de adquirir un seguro a término, pues cada vez que se renueve habrá una actualización del tarifado; en el caso del seguro permanente ello no ocurre al mantenerse un valor fijo, pero se cancela indefinidamente el valor de una prima.

Puntaje: