Desempleo Estados Unidos
Desempleo Estados Unidos

Los problemas para Estados Unidos están lejos de acabarse, pues no sólo la falta de actividad de su economía representa desafíos a la gobernación de turno, sino también la inestabilidad en la que se encuentra la sociedad estadounidense. Según el último reporte del Departamento del Trabajo, entregado el jueves, las solicitudes de ayuda por desempleo han tenido un alza cercana a las 4 mil sólo durante la última semana, y eso preocupa.

En muchas ocasiones hemos mencionado que la sociedad estadounidense se encuentra con problemas, sobre todo los hispanos, quienes no tienen muchas veces cómo sobrevivir y dan paso a un concepto insospechado en esta sociedad plagada de principios y libertades, la pobreza. Este aumento en las solicitudes de ayuda por desempleo no es un hecho aislado, ya que estadísticamente es la segunda alza consecutiva que se observa desde el mes pasado ante la falta de reacción del mercado laboral.

Actualmente la cantidad de solicitudes de ayuda por falta de empleo llega a 368 mil, las que aumentaron respecto del periodo anterior en 3.750 (mes pasado). Otro de los índices preocupantes lo encontramos en que existe un aumento en el número de personas que no tienen seguro de desempleo o cesantía y forman parte del programa de ayuda. El aumento de estas personas fue sustancial, cuatro mil por sobre la semana anterior, tomando como fecha referencial el 11 de agosto; así se puede decir con certeza hay un total de 3.317.000 personas con graves problemas para enfrentar la crisis ¿Pobres?

Quizás el único porcentaje que se mantuvo invariable durante los últimos dos meses fue la tasa de desocupados, la que se estancó en un 2.6%.

La clase media al límite en Estados Unidos

Las familias consideradas de clase media han perdido terreno en Estados Unidos, convirtiéndose con cada año que pasa desde el 2000 en centros familiares de menores recursos. Esta situación se agravó con el descalabro económico que aconteció en 2008, donde ya fueron muchos los que definitivamente no pudieron mantener el estilo de vida, vieron mermados sus ingresos y tuvieron que barajar varias alternativas, según lo acredita un estudio hecho por el Centro Pew.

El debate en Estados Unidos está encendido, pues los dos grandes partidos que se disputan el poder – Demócratas y Republicanos – dicen ser defensores de los derechos de la clase media, la que ya ha sido susceptible de un informe llamado “la década perdida de la clase media”, pero no obtienen medidas concretas para subsanar la situación. Para la desgracia de muchos, durante los últimos 10 años el ingreso de la mayoría de las familias consideradas de clase media en EEUU ha descendido un 5%.

Considerar que con todo lo acontecido (crisis y recesión), un 5% menos en los ingresos no es realmente preocupante puede sonar hasta lógico para la mayoría, sin embargo, la realidad es aún más cruda y no se detiene ahí. Está comprobado que la renta disponible para las familias de clase media es un 28% menor a la que tenían antes (si descontamos la deuda a los ingresos). Ahora bien, la crisis social se agudiza cuando confirmamos que los que disponen de menos recursos han visto disminuidas sus finanzas en un 45% durante el mismo periodo, y ahí ¿Quién hace algo?

Ricos, siempre ganan… sobre todo en Estados Unidos

Como era de esperarse, las familias de clase media alta en Estados Unidos han conseguido mantenerse vivas y con pérdidas menores durante los mismos 10 años analizados anteriormente, lo que deja mucho para pensar. Se consideran acaudaladas aquellas familias que obtienen un ingreso superior a los 500 mil dólares al año.

De esta forma, mientras el 85% de la clase media sufre por una baja importante en su capacidad adquisitiva, hay un grupo que ha sabido mantenerse a flote gracias a la ayuda de muchos… políticos que luchan encubiertamente por mantener dicho privilegio a toda costa.

La opinión generalizada de los encuestados (1.280 personas), acusa al Congreso, bancos e instituciones financieras del retroceso. Quizá lo más notable es que entre los culpables, para los ciudadanos, destacan dos presidentes, George W. Bush y Barack Obama.

Para los ricos es conveniente que el próximo presidente de Estados Unidos no sea Obama, sino el presidenciable Mitt Romney (el 71% de los encuestados lo cree).

Puntaje: