Consejos para obtener una tarjeta de credito
flickr.com

Plantearse trasladar la residencia a un nuevo país, implica muchos trámites que, en ocasiones, pueden resultar muy complejos si se desconocen la mecánica y funcionamiento del sistema.

Uno de estos trámites, es el historial de crédito. El historial de crédito es la hoja de vida que refleja nuestro comportamiento financiero. ¿Cuántos créditos hemos tenido?, ¿tenemos deudas pendientes?, etc. El historial de crédito continúa siendo una información que obedece a los límites impuestos por la geografía. Esto es, los historiales de crédito no se pueden llevar en la maleta.

En Estados Unidos, al igual que en muchos países de Latinoamérica, no es posible tener una cuenta bancaria y una tarjeta de crédito sin un historial. Parece, en si mismo, una espiral compleja de solucionar. Si no hay historial no hay cuenta y no hay tarjeta y, sin que nos den esa oportunidad, parece difícil hacerse con un historial.

En este punto que parece no haber salida, existen formas de lograr un historial de crédito que nos permita incluirnos en el sistema financiero estadounidense.

Es importante recordar que una tarjeta de crédito es, en si misma, dinero, un dinero que los bancos anticipan y que debemos devolver. Es por este motivo que los bancos se cuidan mucho a la hora de conceder un crédito a clientes sin historial comprobable.

Se hace difícil el acceso a financiación, compras y trámites en los que se requiera reflejar que usted es titular de una tarjeta de crédito, premisa principal y básica para acceder a múltiples bienes y servicios.

La legislación actual en términos transfronterizos impiden la transmisión de información crediticia a un país extranjero. Las leyes de protección de datos consideran ilegal transmitir el historial de crédito, más allá de las fronteras.

Sucede lo mismo si estás radicado en Estados Unidos y quieres trasladar tu residencia a otro país. Por lo tanto, parece claro que, al trasladar la residencia, hay que empezar siempre de cero en términos de crédito.

El historial de crédito da a los prestamistas la información necesaria para evaluar el riesgo de conceder una tarjeta de crédito, sin él, es muy fácil que se muestren reacios a conceder cualquier tipo de financiación.
La crisis económica ha puesto de manifiesto las situaciones que se producen por no evaluar adecuadamente los ratios de endeudamiento y el nivel de riesgo que se asume con cada cliente, es por esto que, un historial de crédito comprobable es, ahora más que nunca, una premisa básica si quieres tener una tarjeta de crédito.

Pero… no todo está perdido, existen alternativas para garantizar el crédito, todo depende de la perspectiva con la que se aborde la solicitud de tu tarjeta de crédito.

Veamos entones qué podemos hacer:

  • Hablar con el banco o la entidad que se ha elegido para tener la tarjeta de crédito. Exponer la situación en forma clara y honesta, existen procedimientos que permiten a las entidades y empresas así como a los prestamistas particulares dar de alta una solicitud manual, si se presentan ingresos constantes acreditados y otros documentos tales como los trámites de residencia definitiva expedidos por el departamento de extranjería
  • strong>Viaje con su historial de crédito. Si bien no existen procedimientos entre países que permitan la transmisión transfronteriza del historial de crédito, usted puede obtener una copia legalizada y traducida al inglés que viaje contigo. Sobre todo si el traslado de residencia se produce por un cambio de empleo, el departamento de recursos humanos de la empresa puede ayudar con ese trámite
  • Si se ha tenido créditos o préstamos al consumo con empresas por compras de bienes y servicios, se puede solicitar a estas empresas que accedan informativamente a su sistema interno y den una copia de su historial. A modo de ejemplo, si una vez usted tuvo un coche que pagó a plazos con la financiera de la automotora, es bueno dirigirse a la misma automotora en EEUU y solicitar que, a través de su sistema informático, verifiquen los datos
  • Sea paciente y dé tiempo al tiempo, formar un historial de crédito en Estados Unidos es un trámite burocrático y como tal, hay que armarse de paciencia, abrir una cuenta primero e ir acumulando una hoja de vida para que el banco conozca el cliente y poco a poco se atrevan a concederle una tarjeta de crédito
  • Otra de las alternativas, es solicitar una tarjeta prepaga, que con el uso, esa tarjeta formará parte de su hoja de vida financiera y servirá de carta de presentación para dar un paso más y que le concedan una línea de crédito

Agregar comentario