Ayer jueves 11 de noviembre comenzó de manera oficial la Cumbre del G20, que reúne anualmente a los líderes económicos de 20 naciones a fin de debatir acerca de los principales problemas del mundo y encontrar soluciones por medio del consenso.

El lema de la Cumbre del año 2010 fue "Crecimiento compartido más allá de la crisis", frase que se reflejó en la intención de varios líderes de fortalecer las relaciones entre países avanzados y países en desarrollo.

Algunas de las novedades que han trascendido hasta el momento acerca de los resultados de la reunión, aseveran que los 20 líderes del mundo aprobaron una declaración que dice que los países ricos deberán involucrar a los países pobres como socios iguales y dejar que el país en desarrollo marque el curso a seguir.

En su comunidado, el G20 aseveró: "Creemos que no hay una fórmula de talla única para el éxito de los países en desarrollo, ellos deben tomar la iniciativa en el diseño e implementación de estrategias de desarrollo adaptadas a sus necesidades y circunstancias individuales".

El tema filoso de la reunión: "la guerra de divisas" fue puesto sobre la mesa y finalmente las economías llegaron a un acuerdo para evitar la "devaluación competitiva" de las monedas.

Los líderes acordaron llegar a "directrices indicativas" para hacer frente a los desequilibrios comerciales que afectan el crecimiento mundial.

Las 20 naciones firmaron un "plan de acción multianual" centrado en la infraestructura, la inversión privada, el empleo y la seguridad alimentaria de los países pobres. Se creó un grupo de 12 países que trabajarán sobre la financiación de infraestructuras.

Los líderes también acordaron avanzar sobre el tema de la erradicación de los aranceles para los países pobres que exportan bienes.

Agregar comentario