La crisis económica que se vive en Estados Unidos no responde a la reelección de Obama, por ello indagamos un poco más en su origen.

Crisis económica
Crisis económica

Una opinión muy interesante fue expresada hace poco en medios estadounidenses respecto de la relación existente entre el recién re-electo presidente de Estados Unidos Barack Obama y el mercado internacional, la que queremos comentar en el presente artículo y complementar en algunos aspectos.

Cuando el mercado de valores cayó el pasado miércoles, muchos miraron a Obama como si fuera la causa o explicación de aquello en Wall Street, y es que al parecer son muchos los que creen que la pérdida de Mitt Romney generó decepción en distintos inversores. Como muchos imaginan, esta idea es demasiado superficial, carece de argumentos y no termina por convencer si se observan las encuestas de hace un par de meses.

Es cierto que Romney se presentaba como el candidato con mejores perspectivas para generar un subidón del mercado, aunque ello no se debe a la persona que encarna el candidato, sino más bien a lo que significa un cambio de gabinete. El propio George Schwartz, presidente de Schwartz Investment Counsel Inc. dijo en su momento que la elección era una oportunidad para hacer cambios en temas de impuestos y otras cosas, pero eso era más especular que otra cosa.

Con las elecciones terminadas y con un Obama re-electo, los inversionistas pueden dedicarse con tranquilidad a superar los desafíos que supone la situación que se vive en la bolsa de valores y no a seguir especulando en lo que puede cambiar, cual fue una de las razones más grandes por las que bajaron las acciones el martes y explica el por qué no hubo rebote.

Las acciones de futuro se mantuvieron planas, sin una tendencia clara el miércoles, ello para muchos por el mantenimiento de Obama en el Gobierno, sin embargo, Mario Draghi – presidente del Banco Central Europeo – dijo en un discurso que la crisis europea ya afectó a Alemania y eso sí que marcó tendencia en la apertura de la bolsa, haciendo que la venta de acciones fuera de mal en peor.

Para quienes en un comienzo pensaban los problemas procedían de la re-elección de Obama parecerá lógico ahora creer que Europa tiene mucho que ver en esta hecatombe económica, aun cuando hubiera salido Romney como presidente de Estados Unidos. Un operador senior de acciones y analista de mercados en Cambridge Mercantile Group en Princeton, Matt Lifson, dijo “Grecia es un problema, España e Italia siguen siendo un problema, pero los inversores siguen pensando que la última gran fortaleza es Alemania. Ahora parece que incluso la gran economía bávara comienza a enfriarse”.

A juicio de este analista, apenas el 25% de las ventas masivas en la bolsa encuentran su argumento en la re-elección de Obama, mientras que el resto se orienta al problema de Europa.

Sumar a lo acontecido en Europa las preocupaciones sobre la economía China no ayuda al desenvolvimiento de las acciones, y es que los inversionistas están siendo afectados por las débiles ganancias que se han tenido. Si hace poco hablamos sobre el espectacular momento por el que pasa Apple, hoy comentamos está inclinada a la venta, por lo que esperamos la economía desafiante en la que nos encontramos dé lugar a un crecimiento muy lento.

Otro de los elementos que hace ver el problema económico de inestabilidad que se vive está en la carrera hacia los bonos del Tesoro que vimos días atrás, donde se evidencia el nerviosismo de los inversionistas que prefieren invertir en activos seguros. Puede que lo único que calme a los accionistas sea el hecho de un acuerdo fiscal claro por parte de Obama, donde los impuestos y recortes del gasto público no lo son todo.

Agregar comentario