Especialista analiza algunas fallas que solemos cometer en los e-mail en el trabajo

Los 10 errores más comunes que cometemos con los correos de trabajo
Errores en los correos de trabajo

Todos los que trabajamos en una oficina tenemos en el correo electrónico como una herramienta importante, pero muchas veces cometemos algunos hierros al usarla. El profesor David De Cremer de la Escuela Empresarial Judge, de la Universidad de Cambridge en Reino Unido, realizó una investigación al respecto, en donde concluyó algunos errores, excesos y faltas. Con ustedes los 10 errores más comunes que cometemos con los correos de trabajo.

1Correo para decir dónde estás

Enviar un correo para comunicar que estás en el trabajo on fuera de él, tiene poco sentido, sobre todo si lo haces a deshoras o sólo por el hecho de comunicarlo, lo que calificarían como irrelevante.

2El “ego-mail”

Los correos electrónicos son buenos para comunicar cosas, pactar reuniones y enviar documentos. Pero un mal uso es peligroso, como autopromocionarse sin modestia alguna; este error es muy común entre los jefes y gerentes.

3Cuidado con el Bcc o CO

Los correos o son personales o son de grupos, pero las copias a ciegas u oculta no siempre es bien vista por todos. Es una herramienta polémica que todos no la ven con buenos ojos.

4Despedidas cariñosas

Muchos confunden en los correos el “cariño” con amabilidad, está bien ser cordial y amable, pero no llegar a los extremos al momento de firmar nuestros correos. Un "Le agradezco por adelantado" o un “quedo pendiente a su respuesta” puede ser suficiente para acaba un correo electrónico.

5Tomarse el crédito de otros

Muchas veces debemos comunicar a un cliente vía correo las acciones realizadas de un equipo, pero se comete el error de tomarse los créditos de dicha acción. Esto no está bien visto ni por el equipo de trabajo ni por el propio cliente.

6Correos inútiles

El correo electrónico no es una red social, no la debemos usar para comunicar cosas inútiles ni bromas. Debemos tomar distancia de este tipo de mensajes y si los recibimos ni siquiera responderlos.

7Ser extensos innecesariamente

Si bien es cierto el correo es para comunicar, debemos ser los más breves posibles, muchas veces cuando el e-mail es muy extenso no es leído o no es tomado con importancia. Acá debemos poner a prueba nuestra capacidad de síntesis.

8Cuidado a quién le mandas tus correos

Si vas a mencionar a alguien negativamente, cuidado de copiarlo en los remitentes. Es mejor evitar enviar correos negativos o que se hable mal de otros, esto puede seguirte toda la vida.

9No tener paciencia para la respuesta

Envías un correo importante, urgente y que necesita respuesta inmediata; al cabo de los minutos te preguntas si llegó, si lo leyó o lo que es peor si lo borró. En estos casos es mejor esperar y no enviar un segundo correo con el mismo tema. Y sí es urgente, mejor usa el teléfono.

10¿Gracias?

Cuando debes agradecer a través de un correo, debes pensar muy bien lo que vas a decir. Un simple gracias o enviar muchos agradecimientos. Ser sobrio y preciso es lo correcto, aunque sea difícil lograrlo.

Agregar comentario