El ex líder sindical cocalero exhortó al Papa a abolir el celibato, entendiendo que no se puede frustrar algo que es parte de la naturaleza humana.

Este lunes 17 el presidente de Bolivia, Evo Morales, sostuvo una reunión a solas con el sumo pontífice de la Iglesia Católica, el Papa Benedicto XVI, en el Vaticano. En la misma compartió su profunda congoja por las problemáticas de público conocimiento que está afrontando la Iglesia Católica.

El ex líder sindical cocalero exhortó al Papa a abolir el celibato, entendiendo como que no se puede frustrar algo que es parte de la naturaleza humana y que aboliendo el celibato habrá “menos hijos no reconocidos por sus padres”.

El presidente extendió su mano en nombre de todo el pueblo boliviano para colaborar con una Iglesia que está “herida y en pecado”. Asimismo, es interesante destacar a los lectores, que estudios independientes realizados en diferentes partes del mundo arrojan como resultados -en todos ellos- que el celibato no conlleva a prácticas de pedofilia ni de otro tipo de abusos en el plano sexual. Por ello se desprende que se trata de desviaciones que están intrínsecamente ligadas a la educación y a la mente de cada uno, en actos que riñen con la moral y que muchas veces utilizan el abuso de confianza como su arma principal.

Para Evo Morales es fundamental una revisión que permita la democratización de la Iglesia, comprendiendo que las mujeres deberían tener las mismas posibilidades para desempeñar el sacerdocio.

El medio ambiente también estuvo en carpeta, y Evo Morales resaltó que Benedicto XVI es un aliado incondicional en la defensa del planeta, por ello le obsequió un acta con los resúmenes derivados de la “Conferencia de los pueblos por la defensa de la madre tierra y contra el cambio climático”.

Durante la celebración del día mundial de la tierra, los medios de comunicación de masas se hicieron eco en todo el mundo del “papelón” protagonizado por el presidente de Bolivia por el famoso dislate de los pollos con hormonas femeninas y la caída del cabello. Sin embargo, ninguno de esos medios difundió a los receptores que poco antes de mencionar esas palabras el presidente había nacionalizado cuatro empresas que estaban en manos extranjeras. Un pequeño olvido, pero que no fue para nada casualidad, sino causalidad.

Evo Morales, puso en conocimiento del Papa que de acuerdo a las conclusiones llegadas en Cochabamba, Bolivia, en la mencionada cumbre, los países altamente industrializados y fundamentalmente China, son quienes más deterioran el medio ambiente, por lo que hay que hacer algo para aprovechar el tiempo que queda de obrar en consecuencia. En todo momento, cuando Evo expresaba sus planteamientos al sumo pontífice, aclaraba que lo hacía en nombre de los bolivianos y como un integrante de la Iglesia Católica.

Agregar comentario