Río Mississipi
Río Mississipi - Derrame British Petroleum

El derrame de petróleo provocado por la irresponsabilidad de British Petroleum, no podría dejar indiferente a nadie, sobre todo si se considera que aún controlando de forma milagrosa la fuga de crudo en 3 meses, los daños al ecosistema son incalculables en años, con resultados tan catastróficos que inclusive podrían haber llegado a la cadena alimenticia de la fauna marina y ya contaminó las ciénagas en Mississippi. Estados Unidos sabe que tiene que hacer, y el Gobierno de Barack Obama tomo las medidas del caso para implementar una política responsable, la pregunta ¿Por qué nunca se hizo antes?

Algunas de las medidas que se han considerado implementar son la de crear un Consejo Nacional de los Océanos, el que trabajaría con las distintas agencias federales que se encargan de preservar el medio ambiente. No obstante las buenas intenciones, como siempre el apartado de las regulaciones efectivas se comienza a extrañar, pues no hay ningún punto que hable sobre nuevas regulaciones, sino sólo promesas de “intentar tener más cuidado con la administración de los océanos y grandes lagos”.

Es realmente extraño escuchar a Nancy Sutley, presidente del Consejo de Calidad Ambiental en la Casa Blanca, que el uso acelerado y exacerbado de los océanos significa un reto a la hora de saber tomar buenas decisiones y considerar las demandas que implica, y no observar ninguna medida regulatoria de las perforaciones submarinas, por ejemplo ¿Qué pasó ahí?

Parte de las medidas, contempla la zonificación del espacio marítimo, donde habrá una parte destinada a las actividades recreativas y otra para las tareas comerciales; este nuevo concepto se conocerá como “planeación espacial marítima”, pero ¿Seguimos evadiendo el problema principal? ¿Dónde está la regulación que dice qué se puede hacer y cómo ha de hacerse? Desde ya esta nueva clasificación y delimitación marítima necesitará de la aprobación del Consejo Nacional de Océanos, es decir, Estados Unidos confía en poner más filtros a la hora de tomar las decisiones, pero no decir cómo hacer las cosas.

El equipo de expertos que formaría parte de las decisiones importantes en este sentido (planeación espacial marítima), serían unas 25 personas de distintas partes del Gobierno, los que serían designados por el propio Grupo de Trabajo de Políticas Marítimas. Cuando se dijo que esta nueva delimitación podría llegar a afectar a los pozos de petróleo, la respuesta no podría haber sido más ambigua, pues se dijo que “los cambios se producirán siempre como el resultado de un consenso que se produzca por la comisión presidencial que investiga el derrame”, ¿Alguien duda que lo que ocurrió en el Golfo de México es responsabilidad de British Petroleum?

Vikki Sprulli, presidente y directora general del grupo Ocean Conservancy, dijo que con esta nueva comisión se podrán tomar decisiones más transparentes en la administración de los recursos en el océano.

No obstante lo anterior, la problemática surge a raíz de la falta de regulación y no la incorporación de nuevos filtros que superar para hacer un buen negocio, pues si de eso se trata, hasta ahora el dinero siempre ha ganado.

Puntaje: