La Corte Penal Internacional tiene evidencia de que el gobierno de Muammar Gaddafi planeó sofocar las protestas asesinando a civiles, antes de que estallara el levantamiento en Libia.

Las protestas pacíficas que surgieron el 15 de febrero desataron una guerra civil dado que las fuerzas de Gaddafi primero dispararon contra los manifestantes y luego violentamente reprimieron los levantamientos que siguieron en el oeste.

El poder aéreo de la NATO está manteniendo el equilibrio en Libia, luego de siete semanas de guerra.

El fiscal Luis Moreno-Ocampo declaró a Reuters en una entrevista: "Tenemos pruebas de que después de los conflictos en Túnez y Egipto, la gente del régimen (de Gaddafi) estaba planeando la forma de controlar las manifestaciones en Libia. Los fusilamientos de civiles fueron un plan predeterminado".

El fiscal de la corte quiere hablar con el ex ministro de Relaciones Exteriores de Libia, Moussa Koussa, quién desertó a Gran Bretaña la semana pasada, alegando que lo hizo debido a los ataques contra civiles perpetrados por las fuerzas de Gaddafi.

"El hecho de que Moussa Koussa haya desertado es interesante porque es una de las opciones que existen. Si usted no tiene poder para detener los crímenes, entonces puede demostrar que no es responsable", dijo Moreno-Ocampo.

Los esfuerzos diplomáticos para poner fin al conflicto no han logrado ningún progreso dado que Gaddafi insiste en mantenerse en el poder y los rebeldes insisten en que el líder de Libia deje su gobierno de 41 años.

"Ambas partes tienen una posición rígida. Uno de los lados, la oposición, insiste en que se debe ir Gaddafi. El otro lado está diciendo que Gaddafi debe permanecer. Así que no hay avance todavía", dijo un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía.

Fuente: Reuters

Agregar comentario