Tres adolescentes fueron rescatados luego de haber pasado 50 días a la deriva en el Pacífico Sur dentro de una pequeña y rústica embarcación.

Las autoridades locales aún no se explican como los jóvenes pudieron sobrevivir y estar medianamente en buen estado. Al parecer, subsistieron su ingrata estadía en el agua a base de cocos, bebiendo agua de lluvia y de mar, e incluso lograron atrapar un ave y se la comieron.

Los jóvenes oriundos de la isla Tokelau, ubicada en Nueva Zelanda, desaparecieron del atolón Atafu el 6 de octubre del corriente.

Luego de una intensa búsqueda que no obtuvo buenos resultados, familias y amigos de los adolescentes estaban convencidos de que habían muerto. Incluso llevaron a cabo un evento conmemorativo en honor a los jóvenes perdidos en el mar.

Fue un barco pesquero el que experimentó la sorpresa de ver a los niños flotando en su pequeña barca, el día jueves, a cerca de 800 millas de su punto de partida.

Fredricsen, quien estaba a cargo del barco pesquero, declaró: "Llevé el barco lo más cerca que pude de la pequeña embarcación y les pregunté si necesitaban ayuda. Ellos dijeron 'mucha' y se se quedaron sorprendidos de vernos".

Tokelau, un archipiélago ubicado en Oceanía, cuenta con tres atolones llamados Atafu, Nukunonu y Fakaofo; al parecer, los jóvenes se dirigían a otra de estas islas, aunque no se sabe con certeza porque no pudieron llegar.

Los jóvenes fueron encontrados en buen estado de salud, aunque fueron trasladados a un hospital cercano para ser sometidos a un chequeo de rutina.

Puntaje: