Precio carnes
Precio carnes

Las típicas hamburguesas, bistec y en general los alimentos basados en carne costarán mucho más en 2013, y es que según las estadísticas con las que se cuentan hasta el momento se espera un alza que haga los precios de este alimento se eleven hasta las nubes – según Rabobank, empresa holandesa especialista en finanzas agrícolas. El análisis hecho hasta el momento apunta a un letargo en la economía, mientras que las reservas de carne se mantendrán bajo los mismos niveles de stock que los últimos seis meses.

En este 2013 los especialistas esperan que la producción de carne en los Estados Unidos disminuya significativamente, ello mientras la sequía en Medio Oeste continúe. Sin perjuicio de lo anterior, aun cuando las lluvias aumenten y renueven los pastizales el próximo año, la producción de carne se mantendrá por debajo de lo que debería en un 9% al menos, dijo David Nelson – analista de Rabobank. Esta situación se mantendrá debido a que los rancheros obstaculizarán que sus vacas tengan crías de forma amplia, impidiendo con ello que se envíen directamente al mercado mundial.

Si la sequía continúa, los ganaderos estarán más de acuerdo con llevar a sus vaquillas al mercado, pero aun con todo, Nelson señaló que se espera una producción de carne por debajo del 4% de lo que se necesita. Es lamentable, pero las vacas de primera selección se encuentran con un grave problema de sequía en varias regiones de Estados Unidos.

En octubre el precio de la libra de carne molida magra promedió $4.11, algo que superó por 30 centavos el precio del mismo mes el año anterior. La USDA dijo que el solomillo cuesta alrededor de $6.75 la libra, algo que supera el precio del año pasado en 43 centavos según la Oficina de Estadísticas Laborales.

Por otra parte también se espera que la demanda de carne decaiga el año 2013 en Estados Unidos. Los americanos comerán según las predicciones unas 55 libras de carne por persona en el año, cifra que representa una baja de 3 libras por persona respecto de este año según estimaciones de la USDA.

El cambio climatológico afecta más de lo que creemos, incluso resultó ser más perjudicial de lo que realmente se dijo sería el 21 de diciembre, fecha que más tarde se cambió por 23, pero que igualmente no sirvió de nada. Si no se toman medidas serias de cambios alimenticios, los problemas se agudizarán aún más durante el 2014.

Puntaje: