Hacer un MBA
Hacer un MBA

En un artículo anterior llamado “Hacer un MBA ¿Vale la pena la inversión?" Intentamos tocar un tema que para todos los estudiantes es importante, así como también para quienes ya han llegado a terminarlos y se plantean la posibilidad de dar un paso más. En la edición pasada nos esforzamos en ver las opciones de estudio que tenemos, donde coincidimos en que la casa de estudios incide en el sueldo promedio, pero ciertamente resulta beneficioso si se trata de conseguir una maestría con bajos recursos y se quiere un retorno de la inversión rápida.

El tema que nos convoca ahora, en la búsqueda de opciones para la especialización es ver qué tanto se nos ofrece en números cuando queremos hacer un MBA, y para ello inevitablemente tenemos que hablar de los conceptos de precio y calidad.

Lo triste de hacer un MBA actualmente es que el precio de lo que se obtiene es un tercio de lo que se llegaba a obtener antes, y ello según Bloomberg se puede deber a diversas causas tales como la baja en las primas, a que los recién graduados se enfrentan a un mercado estancado y que se ofertan trabajos de menor remuneración.

Hay veces en que es mejor “tirar líneas” sobre lo que hacemos, pues el costo del MBA puede que exceda al que realmente podemos recuperar una vez que lleguemos al mundo laboral, sino basta con preguntar a los egresados del Instituto Tecnológico de California. Si buscamos una buena apuesta podríamos ver la escuela de negocios IE en Madrid, la que tiene un valor de $150,000, pero donde los recién graduados llegan a ganar cerca de $96,000 al año, por lo que su maestría la recuperan en dos años sin problema.

Beneficios no monetarios

Todo postulante a un MBA debe considerar que la institución en la que estudiará posee una reputación y prestigio determinado, pero que finalmente nuestra maestría será “simplemente” un pedazo de cartón que certifica tenemos las competencias generales como para asumir las principales administraciones de una empresa moderna.

Algunas de las cosas más difíciles son el aprender de contabilidad, economía, operaciones de marketing y habilidades de liderazgo ¿Consideramos aquello? Sin perjuicio de que lo consideremos o no, lo que sí todos valoran es la potente red de contactos con la que salimos de ese lugar, pues lo queramos o no todo gira en torno al favoritismo y el amiguismo.

¿Vale la pena

Una maestría sinceramente vale la pena, ya que nos proporciona un ingreso más menos seguro y de alto nivel. Aunque los ingresos serán altos, hay que tener en cuenta que hay factores a tener en cuenta como por ejemplo la calificación que obtendremos, el costo que implica y el ver si se es capaz de trabajar y estudiar al mismo tiempo.

Puntaje: