Hojas de coca
flickr.com

Las autoridades ecuatorianas anunciaron el lunes la destrucción en las últimas semanas de dos sembrados de coca en una región selvática que está ubicada en la frontera con Colombia. Estos cultivos fueron quemados el día martes y sábado de la misma semana y estaba situados en la localidad de San Lorenzo, justo al norte de la provincia Esmeralda. Las opiniones sobre los gastos que implica esta lucha está dividida.

El más extenso que logro eliminar el Ejército durante el primer fin de semana del mes de diciembre en 2009 tenía unas seis hectáreas de área.

Durante el operativo que fue realizado, algunos comandos del ejército ecuatoriano lograron capturar unas 400 plantas, según se informó a los medios de comunicación nacionales, sin embargo algunos miembros de la oposición han denunciado la falta de fotografías en estas declaraciones a los medios.

Las autoridades locales han estimado que en cada hectárea se pueden cosechar hasta unos cinco kilos de hoja de coca, artífice de la cocaína. Estas declaraciones sin embargo no han sentado nada bien para el gobierno amigo de Bolivia, que precisamente a partir del nuevo periodo de presidencia de Evo Morales tratará como objetivo prioritario demostrar al mundo que las plantaciones de coca no son del todo responsables de la fabricación de cocaína y son además necesarias para los campesinos del país y para el fortalecimiento de la economía nacional.

Precisamente el área donde fueron encontradas estas plantaciones se encuentra aproximadamente a unos 300 metros del rio Mataje, este es el que separa a los países de Ecuador y Colombia, preciso el informe oficial que entregaron las autoridades sobre este gran operativo militar. Por parte del gobierno liderado por Álvaro Uribe no se emitió ninguna declaración al respecto, sin embargo algunos medios de comunicación colombianos han interpretado la insistencia del gobierno ecuatoriano en señalar que las últimas plantas incautadas se encontraban en la frontera como una forma de expresar que el gobierno de Uribe no está trabajando lo suficiente para evitar el tránsito de droga entre los dos países.

Aprovechando la comparecencia ante los medios para anunciar los nuevos logros en la lucha contra el tráfico de drogas, el gobierno ecuatoriano presentó también nuevas medidas que irá aplicando para conseguir reducir el tránsito de estupefacientes entre las dos fronteras sudamericanas, con el objetivo de llegar a reducir a ser posible más de un veinte por ciento el abastecimiento para mitad del año 2010.

La oposición ecuatoriana además de la prensa contraria al gobierno de Rafael Correa no han tardado en plantear ante la sociedad el debate de si el dinero que va a invertir el gobierno ecuatoriano para la lucha contra la droga es correcto o debería invertirse en cuestiones más importantes como la ayuda a los parados precisamente en tiempos de crisis. Los opositores acusan al gobierno de Correa de estar intentando desviar la atención de la población hacia cuestiones que no son tan importantes como el gobierno señala ante los medios de comunicación, logrando así evitar el hacer frente a cuestiones de mucha mayor gravedad como la falta de inversión extranjera en el país durante los últimos meses –especialmente desde la segunda mitad del 2009-, o las necesidades que los parados y familias están teniendo sobre todo desde que dejaron de recibir las ayudas económicas de familiares que vivían en Europa y ahora no pueden contribuir en las economías domésticas ecuatorianas.

Puntaje: