Las fuerzas leales a Muammar Gaddafi bombardearon el lunes la ciudad de Misrata, luego de que la Unión Africana dijera que habían aceptado un plan para poner fin a la guerra civil en Libia.

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, cabeza de la delegación de la Unión Africana (UA), dijo el lunes que Gaddafi había aceptado un alto al fuego, después de conversar en Trípoli.

"El pueblo libio ha dejado muy en claro que Gaddafi debe dimitir, pero vamos a considerar la propuesta una vez que tengamos más detalles, y responderemos", dijo el portavoz de los rebeldes Mustafa Gheriani a Reuters.

La delegación de la UA fue a Bengasi a hablar con los líderes rebeldes el lunes y fue recibida por más de 2.000 manifestantes portando carteles que decían: "Unión Africana lleve a Gaddafi con usted" y "Gaddafi ha cometido genocidio".

Funcionarios de la OTAN dijeron que tomaron nota de la propuesta de la UA, aunque la alianza continuará con sus operaciones, mientras los civiles estén en riesgo.

Respecto de la propuesta de paz, Abdel Monem al-Lamoushi, portavoz del gobierno, dijo: "El tema de que Gaddafi se retire de cualquier posición política es un tema cerrado... Muammar Gaddafi no ocupa una posición de poder. Nadie tiene el derecho a enviar a Gaddafi a exiliarse de la tierra de sus antepasados. Este hombre no va a salir de Libia".

Acerca de los resultados de la reunión, Ramtane Lamamra, Comisionado de la UA, dijo: "Hubo cierto debate. Creemos que lo que hemos propuesto es lo suficientemente amplio como para iniciar las negociaciones... Lo que necesitamos es que ellos acepten que somos personas de buena voluntad".

Puntaje: