Recuperacion del empleo
flickr.com

Durante sus últimas comparecencias públicas, el máximo cargo de la Reserva de los Estados Unidos, Ben Bernanke, ha anunciado que los tipos de interés bajos seguirán siendo una de las prioridades durante los próximos meses. De esta forma se confirma que se mantendrán en un rango que abarca del 0,25 al 0 porcentual. Se refirió también a la posibilidad de que las inversiones hayan comenzado a aparecer en Norteamérica después de muchos meses, sin embargo declaró que todavía son muy discretas.

En estos momentos dada la situación, una de las máximas prioridades de la Reserva Federal es impulsar al Gobierno de los Estados Unidos a que vaya retirando las diversas ayudas que desde 2008, ha ido otorgando a diversas empresas, en su mayoría entidades financieras que meses atrás se encontraron al borde de la quiebra y del despido masivo. Para los miembros de la Reserva ahora es el momento adecuado, ya que los datos apuntan a que la economía ha empezado a recuperarse y las empresas podrían aprender de nuevo a caminar solas sin necesidad de dinero público.

En cualquier caso, tanto los miembros de la Reserva Federal como los economistas vinculados al Gobierno, consideran que la economía tardará bastantes meses en volver a mostrar síntomas de solidez, ya que los inversionistas se muestran en su mayoría muy reacios a volver a tomar decisiones para apoyar empresas en bolsa, lo que genera mucha desconfianza en las empresas sobre el futuro de la liquidez, en un momento en que las entidades financieras tampoco se muestran favorables a la hora de otorgar créditos.

Con estas últimas declaraciones, la Reserva se ha mostrado en la línea que diversos representantes de la Administración Obama llevan defendiendo en las últimas semanas, justo cuando algunos economistas criticaban la política de regulación gubernamental, ya que muchos de ellos consideran que perjudica al mercado al interferir directamente en las inversiones y posibilidades empresariales. Es por ello que muchos defienden la necesidad de seguir ofreciendo estímulos fiscales para evitar la desconfianza y evitar así la recuperación.

El poder adquisitivo del dólar es otra de las máximas prioridades para las empresas y ciudadanos, que durante las últimas semanas han asistido con asombro y estupor a una caída del dólar, llegando a situarse a casi 1,5 en relación con el euro. En referencia a ello, los miembros de la Reserva han asegurado que pese a mantener los tipos de interés bajos eso no afectará a la inflación, dejando de lado la posibilidad de una mayor bajada en el poder de la moneda nacional. Sin embargo algunos han especulado sobre la posibilidad de un aumento inflacionario y, con ello, graves pérdidas en las importaciones europeas, lo que también perjudicaría al mercado global.

En referencia a la creación de empleo, la situación no se ha agravado en las últimas semanas. Sin embargo, el consumo se mantiene en niveles mínimos, debido a la incertidumbre que los ciudadanos tienen sobre la posibilidad de pérdida de empleo, además de la caída del precio de la vivienda. Todo ello sin contar que numerosas familias se encuentran ahora atascadas en impagos por haber tenido que echar mano de las tarjetas de crédito.

La principal acción en este sentido, según la Reserva, tiene que llegar desde las entidades financieras, a través de la concesión de nuevos créditos. Pocos estadounidenses se mantienen a día de hoy sin estar atrapados en alguno, y las empresas no cuentan con solidez suficiente para obtener liquidez y volver a reactivar la creación de empleos.

El programa en el que más esfuerzos están poniendo los Estados Unidos en estos momentos es el de los bonos. Aquí también tienen un problema, y es que el principal consumidor de la deuda pública norteamericana, China, se ha resentido desde octubre por la falta de importaciones y ha dejado de adquirir numerosos bonos. Pese a ello la Reserva no ve ninguna dificultad para darles salida en otra parte.

Se refirieron por último a la subida de precios que durante las últimas semanas han sufrido las materias primas. Tanto Europa como Estados Unidos están haciendo esfuerzos para evitar una escalada progresiva de precios y lograr así estabilizar definitivamente a las empresas exportadoras.

Puntaje: