Aprender inglés online o en un aula

En la actualidad existen muchas propuestas atractivas para aprender este idioma. Algunas mantienen un enfoque tradicional, mientras que otras se rigen por metodologías y herramientas que rozan lo ortodoxo.

Dentro de las posibilidades para aprender inglés, dos modalidades que son las más populares. La primera, y con más tradición, es la presencial, mientras que la segunda es a través de un servicio por Internet.

Se ha generado un dilema académico para determinar cuál de los dos sistemas es el más conveniente para estudiar inglés, debido a que existen factores importantes a considerar antes de elegir una modalidad.

¿Qué factores son los más relevantes al momento de aprender inglés?

Una vez tomada la decisión de estudiar inglés, es necesario considerar factores primordiales que pueden influir positiva o negativamente en el aprendizaje.

1 El tiempo en clases de inglés online versus clases presenciales

El tiempo es la principal inquietud de quienes están interesados en aprender inglés. Esta preocupación se desglosa, primeramente, en la cantidad de tiempo que una persona dispone para dedicar al aprendizaje.

Desde la perspectiva de las clases presenciales, el tiempo siempre ha sido un motivo por el cual algunas personas rechazan este sistema. Las clases dentro de una institución tradicional se caracterizan por ser grupales. Esto implica diferentes necesidades por cada estudiante y, cada necesidad, conlleva una serie de determinantes que afectan el aprovechamiento del tiempo estimado de la clase.

El tiempo empleado para desplazarse hacia el lugar de la clase, la espera del maestro y el arribo de los miembros del grupo también influyen en la decisión de estudiar inglés presencialmente.

Mientras algunos estudiantes arriban tarde y otros son motivo de distracción, la clase pierde ritmo. En su libro Successful Classroom Management and Discipline, Tom V. Savage y Marsha K. Savage llaman a este fenómeno “brake the lesson momentum” o, traducido al español, romper la dinámica de la clase.

Por otra parte, el tiempo no se convierte en una preocupación al estudiar inglés online. En esta modalidad, el estudiante tiene la ventaja de poder estar en la comodidad de tomar la clase en el lugar que desee y muchas veces, fijarse un horario rotativo.

En esta modalidad de aprendizaje no existe la preocupación por la distracción de parte de otros alumnos dentro del entorno. La mayoría de las clases de inglés online son personales y, si hay más de un miembro en la sesión, el factor de distracción es mínimamente palpable.

En ese sentido, es importante consultar los requerimientos necesarios del computador y de la conexión a Internet antes de adquirir el servicio.

2 Costos de clases de inglés online versus clases de inglés presenciales

Aprender inglés online es una tendencia que ha cobrado auge en la última década. Los costos adoptados por estos sitios web no se someten a ninguna nivelación de competencia. Debido a esto, no existe un rango que permita promediar el valor de un curso de inglés online completo o de una hora de clase.

Varios son los sitios en Internet donde fácilmente se tiene acceso a cursos de inglés gratis o pagado. La mayoría de las veces se muestran planes de inscripción para cada tipo de presupuesto. Es en este punto donde algunos usuarios se frustran frente a la cantidad de información y requisitos para llevar a cabo una inscripción.

La inscripción en las clases en línea tiene un factor común; paquetes y tiempo. El futuro alumno se ve bombardeado por una infinidad de técnicas de mercadeo que lo comprometen a optar por opciones con todo incluido, lo que finalmente implica un mayor costo.

Algunos de los cursos online se venden por un solo precio, con la posibilidad de dividirlo en cuotas. Es por ello que los importes, comparados con los precios de las clases de inglés presencial, tienden a ser más elevados. De hecho, algunos sitios ofrecen la posibilidad de pagar por hora.

Adicionalmente, la principal limitación para optar por la modalidad en línea es la forma de pago. La mayoría de los sitios web realizan sus cobranzas a través de tarjetas de crédito o débito. Es aquí donde el amplio espectro de interesados da un paso atrás, ya sea por desconocimiento, desconfianza o por carecer de dicho medio de pago.

Por contraste, las clases presenciales de inglés tienen un respaldo de apreciación mayor debido a los costos. Para la mayoría, los tiempos de crisis han impulsado la necesidad de aprender inglés para optar por un buen empleo, necesidad que se ha visto explotada en la publicidad de algunas escuelas de idiomas y academias.

Por lo general, la modalidad presencial para aprender inglés tiene un costo menor que las clases en línea. Esto se debe a tres grandes factores:

  • La competencia entre instituciones.
  • La cantidad de alumnos por grupo.
  • La regulación de precios establecida por el mercado.

En varios países de América Latina, existen escuelas de inglés o programas de extensión universitario de idiomas con planes mensuales altamente accesibles. La mayoría de las veces es posible costear una mensualidad de 40 horas de clase con la cantidad de dinero que se cotizan dos horas de clase en línea.

Finalmente, estudiar inglés presencial, en términos de gastos, implica un ligero incremento en el presupuesto. Al gasto educativo per se, es necesario incluir gastos de transporte, materiales extra y una cuota de entrada o matrícula de requerirlo.

3 Calidad de maestros en clases de inglés online versus maestros en clases presenciales

El maestro influye en gran medida en la experiencia de aprendizaje del inglés. Es aquí donde entra en discusión la calidad de la enseñanza, aspectos didácticos, pedagógicos y por supuesto, la nacionalidad del tutor. En las clases de inglés online la mayoría de las veces se asigna un tutor que adquirió el idioma de forma nativa, es decir que nació o fue criado en un país donde el idioma oficial es el inglés (mayormente Estados Unidos o Inglaterra).

Esto contribuye a una gran aceptación debido a factores como la correcta pronunciación, entonación y la unión de palabras para producir un idioma armonioso. El idioma español, especialmente las variantes latinoamericanas, presentan una armonía plana, es decir, carecen de la armonía y la entonación del idioma inglés.

Como consecuencia, los interesados en aprender inglés buscan un tutor nativo para adquirir una mejor pronunciación. En la mayoría de los casos, son los sitios con clases de inglés online los que ofrecen esta posibilidad.

Tener a disposición la infinidad de herramientas en línea para facilitar el aprendizaje del idioma es una enorme ventaja. Esto engloba, pero no se limita a traductores, videos, audios, juegos, hojas de trabajo, entre otros, todo a un clic de distancia.

4 Temor y miedo al estudiar inglés

Lo anteriormente manifestado no significa que los tutores presenciales carezcan de una buena pronunciación. Todo lo contrario. Una de las principales ventajas de estudiar inglés de manera presencial es la interacción social, factor que conlleva a disipar una de las mayores barreras presentes en la adquisición de un segundo idioma, el miedo.

Al tener la posibilidad de interactuar con un grupo que persigue el mismo objetivo, los factores como el miedo y la timidez van desapareciendo, sin mencionar las virtudes de tener acceso a las cuatro macro-habilidades necesarias para dominar un idioma: la escritura, la lectura, la comunicación y la escucha.

La principal ventaja al asistir a clases de inglés dentro de un recinto educativo es la posibilidad de tener un tutor certificado que posea las herramientas pedagógicas y didácticas para desarrollar un aprendizaje significativo dentro del aula.

El tutor, en las clases presenciales, busca la mejor manera de desarrollar un ambiente comunicativo para que el idioma se adquiera de la mejor manera. El uso de equipo audiovisual, hojas de trabajo y la interacción con el grupo, son elementos clave para adquirir el nuevo idioma.

En conclusión, un curso de inglés online o presencial no tiene por qué ser monótono y tradicional. La mayoría de las metodologías y enfoques para enseñar inglés han ido adaptándose a los cambios culturales y tecnológicos.

Todo esto ha traído enormes beneficios para los interesados en aprender inglés en ambas modalidades:

  • Mayor acceso a material didáctico.
  • Posibilidad de practicar e interactuar con hablantes nativos.
  • Variedad de instituciones adaptables al presupuesto y otras condiciones.
  • Infinidad de recursos en línea para practicar las cuatro macro habilidades para dominar un idioma.

Entonces, ¿aprender inglés online o aprender inglés en un aula?

Ambas alternativas presentan ventajas y desventajas. Todo dependerá de las posibilidades de los interesados en aprender inglés. Ninguno de los sistemas es malo; al contrario, ambos ofrecen virtudes potencialmente favorables para aprender el idioma. La mejor manera de inclinarse por una opción es estudiar las posibilidades mencionadas anteriormente.

Estudiar inglés no solo depende del sistema que se use. Las clases tienen un promedio de dos a tres horas por día. Esto significa que, lo que resta del día, dependerá del estudiante poner en practica lo aprendido y mantenerse en constante contacto con el idioma que se está aprendiendo.

La persistencia y mucha practica son los aspectos fundamentales para aprender un nuevo idioma. Ya sea en línea o en un aula, aprender inglés debe de ser una actividad satisfactoria y significativa para el estudiante.

Puntaje: