Invertir en Anualidades
Invertir en Anualidades

La anualidad puede ser considerada en un sentido genérico como un contrato entre una persona u organización con otra, para pagar varias cuotas comúnmente a una aseguradora, aunque ésta última puede ser también una organización benéfica o fondo de inversión.

Categorización de las anualidades

Las anualidades se pueden categorizar en:

  • Fija o Variable - Según la naturaleza de la inversión
  • De Acumulación o Pago en efectivo – Según su propósito principal
  • Por período fijo, monto fijo o de por vida – Según la naturaleza del compromiso de pago efectivo
  • Calificable o No calificable – Según el status del impuesto
  • Prima o contribución única ó Prima o contribución flexible – Según el acuerdo del pago de la prima

Las anualidades no se encasillan únicamente en una de estas categorías, sino que admiten diversos status dependiendo de lo que se solicite, por ejemplo, perfectamente podríamos tener una anualidad no calificable, de contribución única diferida y variable.

¿Por qué son atractivas las primas?

  • Aplazamiento del pago de impuestos por las ganancias de la inversión

    Existen muchas inversiones que son susceptibles al pago de impuestos anual, sin embargo éstas (anualidades) no requieren de un pago de impuestos hasta que el beneficiario haga el retiro de las mismas, no teniendo límite el monto que puede involucrarse en una anualidad y con un requerimiento de retiro flexible

  • Protección ante los acreedores

    Al poseer una anualidad inmediata, los acreedores sólo pueden acceder a ella cuando los pagos se hacen efectivos, ya que legalmente todos los dineros que están en las anualidades –contractualmente- le pertenecen a la compañía y no a usted. Varias decisiones de corte han incluso protegido algunos o todos los pagos de anualidades, por lo que es una materia en constante discusión y protección.

  • Variedades de inversión

    Las variedades de inversión sobre las anualidades le entrega un carácter interesante a este tipo de opción financiera, ya que se puede optar, por ejemplo por una anualidad fija de tasa variable ó una anualidad variable decididamente. Lo interesante de estas modalidades es que muchas compañías de inversión le han combinado con “pisos”, donde se pacta con el beneficiario un mínimo sobre el cual no caerán los valores, comúnmente el valor aniversario último de la póliza contratada.

  • Transferencia libre de impuestos entre otras fuentes de inversión

    En las anualidades no se conocen las consecuencias que dejan los cobros de impuestos, por ello es fácil el realizar lo que comúnmente se conoce como “balanceo de la inversión”, ya que el cambio de los fondos invertidos en otras opciones no le obliga a pagar impuestos.

  • Pueden ser un ingreso de por vida

    Dependiendo de la modalidad escogida para la anualidad, ésta puede representar pagos que duran tanto años como los que viva el beneficiario. Cada uno de los pagos proviene de tres fuentes, cuales son: el dinero aportado por el beneficiario, las ganancias que genera la inversión y el fondo común de aquellos que no viven tanto como se había pronosticado según las tablas.

  • Beneficios heredables

    Es cierto que las anualidades de por vida quedan para la compañía aseguradora en caso de que el beneficiario muera antes, pero ello puede evitarse, para lo cual éste debe comprar una anualidad con período garantizado, es decir, la aseguradora está obligada a suceder el beneficio a quien usted lo haya estimado conveniente en vida, y deberán respetarse los pagos por el tiempo que duraba la anualidad según las expectativas.

    Otro punto interesante, es que las anualidades heredadas no deben revisarse por un tribunal o estar consignadas en un testamento, ya que pasan directamente a los beneficiarios estipulados en vida.