Dos personas sospechosas de estar implicadas en el atentado ocurrido en una estación de metro de Minsk, Bielorrusia, fueron detenidas la noche del martes, según declaró el fiscal Andrei Shved en una rueda de prensa.

El presidente de Bielorrusia, Alexandr G. Lukashenko, anunció el miércoles que los servicios de seguridad habían capturado a los autores del atentado del metro que mató a 12 personas, diciendo que los dos sospechosos habían confesado el crimen.

Lukashenko no brindó detalles acerca de la investigación así como tampoco identificó a los sospechosos o dio una pista sobre sus motivos. Sí insinuó que sus rivales políticos, así como los gobiernos occidentales podrían haber estado involucrados.

La bomba explotó durante la hora pico de la tarde del lunes en una estación de metro en el centro de Minsk, la capital de Bielorrusia, cerca de las oficinas de gobierno. Más de 200 personas resultaron heridas, muchas de gravedad.

A diferencia de su vecina Rusia, Bielorrusia no tiene antecedentes de extremismo islámico, y los partidos de oposición utilizan métodos pacíficos para derrocar a Lukashenko.

Andrei Shved, dijo que uno de los sospechosos se asemejaba a la imagen de un hombre capturada por las cámaras de vigilancia.

"La grabación muestra claramente al sospechoso llegando a la estación de Kupalovskaya, cruzando la estación, colocando una bolsa en un banco y saliendo, después de lo cual se produjo la explosión", dijo Shved

Por su parte, Vadim Zaitsev, jefe de los servicios de seguridad, sugirió que los terroristas podrían haber tenido vínculos con los organizadores de una gran protesta contra Lukashenko en diciembre.

Puntaje: