Maduro y su pajarito
Maduro y su pajarito

Tras la muerte de Hugo Chávez todas las miradas voltearon al país bolivariano y en unísono se preguntaron ¿Qué pasará con Venezuela?. Hoy, algunas semanas después el panorama sigue sombrío y parece que el pueblo venezolano votará por el recuerdo de Chávez, más que con la razón.

Nicolás Maduro, peligrosamente parecido a Chávez

Dicen que es el mejor discípulo de Chávez y el mismo se nombrado el “heredero” y seguidor de su política bolivariana. Nicolás Maduro con buen pulso empezó su campaña presidencial con el dolor de la pérdida de su “comandante”, el pueblo venezolano empezó a ver en él al mejor embajador de la política e ideal de Chávez, Maduro no hizo más que aprovechar esta popularidad mediática.

Los que conocemos a Maduro antes de la partida de Chávez, sabemos que era su mano derecha, pero más parecía el mejor vasallo. Ahora sin su “amo político”, Maduro ha tomado muy bien el mando del partido de Chávez, hay que reconocer que no se durmió en sus laureles y siguió fielmente el discurso de Chávez, tanto así que los que lo escuchábamos recordábamos al expresidente como si oyéramos una mala reencarnación de él. Sólo basta escuchar algunos de sus mítines para recordar cuando Chávez vociferaba a diestra y siniestra, atacando sin compasión y con poco argumento al rival de turno (ahora Capriles) como si estuviera en medio de un coliseo romano y definiera el futuro de los cristianos.

Maduro no sólo ha heredado el vestuario de Chávez, sino su singular sentido del humor. Maduro ha dado más noticias por sus visiones y por sus “bromas” más que por su propuesta política. Que si Chávez le dijo a Dios que escogiera un Papa latino o que se le apareció un “pajarito” que no era otra cosa que el espíritu del comandante, son dos “perlas” de un comediante que quiere ser presidente.

Capriles su segunda oportunidad ¿Última?

Henrique Capriles al parecer no esperaba este escenario, o al menos tan rápido, da la impresión que lo tomó desprevenido. Pero ya con la campaña a cuestas, Capriles cambió ligeramente el discurso a comparación con su campaña contra Chávez; obviamente el escenario y los personajes no son los mismos. Capriles ha reforzado su “campaña del cambio”, pidiendo una oportunidad y dejando ver las falencias de su rival de turno quien como vicepresidente no lo ha hecho bien.

Venezuela está cerca a cambiar su historia, el último sondeo puso a Maduro con 10% más que Capriles, aún así sigue siendo una elección reñida. Esperamos que la libertad, esa que es ajena hace mucho tiempo en Venezuela regrese, que los venezolanos voten por el futuro y no por el pasado que tanto daño les hizo.

Puntaje: