La crisis mundial

Mientras el déficit comercial en los Estados Unidos crece un 18,2%, lo que suponen más de 36.500 millones de dólares y el presidente teme por la caída del país en otra crisis propiciada por la deuda pública, los intereses que los ciudadanos pagarán por las deudas adquiridas, subirán en los próximos diez años a cinco billones de dólares.

Es preciso por lo tanto, hacer grandes cambios para frenar esa deuda en ascenso que amenaza la estabilidad de un país sumido en la morosidad y el desempleo.

Préstamos épicos de los que más de la mitad de los 9 billones de deuda, corresponden a intereses lo que arroja una cifra de 5 billones de dólares. El dato en sí mismo ya supone un problema pero…, veamos por qué.

En 2015 el interés será de 533.000 millones de dólares. Cifra equivalente a 1/3 de los ingresos fiscales que se recaudarán en un año. Por otro lado, los niveles record de deuda pública han servido para inyectar los estímulos necesarios para evitar una debacle aún mayor.

Sin embargo, en este momento, acumular más intereses resulta completamente peligroso ya que las tasas de interés van a aumentar en el momento que los prestamistas privados vuelvan al mercado y compitan con el Gobierno, un incremento de la demanda hará que se disparen los intereses.

No cabe ninguna duda que cuando las tasas de interés oficiales aumenten, aunque sea de forma progresiva, los intereses lo harán también.

Visa y MasterCard

Adicionalmente y no menos importante, está lo que se ha conocido como “circulo vicioso 101” cuyo significado conocen a la perfección todas las personas que han contraído deudas con Visa y MasterCard.

Estados Unidos depende fuertemente de los créditos y préstamos para financiar cualquier actividad pero, a mayor deuda, mayores intereses.

Los tipos de interés de las deudas muy elevados, complican el pago de la deuda principal y subyacente ya que, cada vez más dinero se destina al pago de los intereses, una espiral compleja si tenemos en cuenta que el efectivo con el que se pagan los, cada vez más elevados intereses, es también…, un préstamo.

Y, mientras esto sucede, los acreedores se mantendrán interesados en que el país no pueda saldar sus deudas y los legisladores no podrán financiar lo que cae bajo el paraguas de la responsabilidad del Estado.

No se puede más

Esta situación continúa en una espiral ascendente en la que el estado pierde capacidad de enfrentar, financiar y corregir problemas de índole mayor como crisis, pandemias, desastres naturales, guerras o, en definitiva, cualquier suceso eventual e inesperado.

La economía se volverá vulnerable y muy dependiente de los mercados. Unos mercados inmersos en una crisis global aún, de la que nadie sabe cuando y como se va a salir. ¿Por qué?

Porque el gobierno utiliza el capital prestado para refinanciar permanentemente su deuda, una deuda cada vez mayor que cuesta cada vez más pagar. Cuando una deuda vence y el gobierno debe pagar al inversionista, el gobierno coge el dinero prestado y refinancia de nuevo la deuda, incrementando la vigencia de la misma y las tasas de interés aplicadas.

Una situación muy compleja en el escenario actual ya que más del 40% de la deuda necesita refinanciación en el corto plazo, menos de 12 meses, es posible que las tasas de interés aún no hayan subido para ese momento pero… lo harán. ¿Qué harán entonces?

La única alternativa existente para minimizar el impacto de un aumento de tasas, es promediar la madurez de las sucesivas emisiones de deuda pública de forma que ésta se mantenga en niveles más bajos durante un plazo mayor.

Desde la presidencia del gobierno se ha adquirido el compromiso de elaborar un plan de reducción del gasto público, donde se establece la reducción del déficit actual hasta llegar al 3% del producto interior bruto. Si este escenario se concreta, los cinco billones de dólares de interés podrían rebajarse si las tasas de interés no aumentan.

Demasiados condicionantes

Cuando una proyección económica se realiza a través de la obtención de resultados que dependen de, no sólo los instrumentos utilizados para lograr los objetivos, sino también, de condicionantes externos, es muy difícil logar lo que pretendía la proyección económica

.

Sí, es cierto; Ss el déficit público se reduce 2% del producto interior bruto, del 5% al 3%, hay sin ninguna duda, menos deuda vigente, esta situación supondría una menor necesidad de refinanciación por lo que Sí se reducirían los intereses y también, adicionalmente, los tipos de interés no suben…, se llegaría a una situación óptima de control del riesgo al existir menor endeudamiento, menor dependencia del crédito y menor pago de intereses.

Hay que hacerlo…, ciertamente son muchos condicionante, tantos como los que tienen el resto de las economías en recesión y, el mundo en su conjunto con su proceso de cambio, pero hay que hacerlo, aunque para lograrlo puedan pasar varios años.

Si tenemos en cuenta el presupuesto de 2010 presentado por la presidencia, no sería viable acercarse tan siquiera, a un escenario similar.

Camino al 2011

Sería completamente necesario acometer cambios en los presupuestos de 2011 que aseguraran la reducción del déficit al 3% del PIB y, evidentemente, estos cambios se basan en mayor presión fiscal y reducción de costos. Hasta aquí, la economía…, el mayor conflicto: La política.

Lo que se espera, es que el presidente designe una comisión cuyo objetivo sea la reducción del gasto público y que proponga las medidas a acometer, para que los legisladores solo las aprueben o no, pero… nadie quiere hacer algo así… y menos en periodo electoral.

Europa, la otra cara de la moneda

Y, mientras esto sucede en “la economía” por excelencia, en Europa la OCDE estima crecimientos moderados del 2,5% en 2010 , el FMI descarta completamente una nueva recesión y señala al dólar como moneda hegemónica y, el Banco Mundial califica de “paulatina” la salida de la crisis.

El mundo está en crisis, años de “recuperación paulatina” le esperan a los miles, millones de personas sin empleo, sin hogar, viviendo en situación de exclusión social, sin opciones y… esperando un final, un final coincidente con la recuperación…, que llegará y se producirá en un escenario convulso, en el que la situación global habrá cambiado completamente, el mundo habrá cambiado y después ¿qué?

Puntaje: