EE.UU. Distrito Financiero
EE.UU. Distrito Financiero
Flickr.com

Una crisis iniciada hace ya dos años con la explosión de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos. Una crisis más, nada hacía pensar que estuviéramos enfrentados a algo más que un nuevo ciclo económico, crítico si, como después de todos los ciclos de bonanza. Sin embargo, un año después, los gobiernos de occidente inyectaron billones de dólares para salvar al sistema financiero con el único objetivo de impedir una nueva explosión. Hoy, dos años después, las economías siguen en crisis y no se han producido grandes cambios.

Los ejecutivos y directivos continúan cobrando primas millonarias, mientras acaparan la atención de los medios, sin embargo existen temas más controvertidos. Por primera vez está encima de la mesa gravar con una tasa impositiva las transacciones financieras para frenar las operaciones basadas en la especulación -tasa Tobin- adicionalmente, se pretende lograr un reestablecimiento entre las operaciones bancarias y el riesgo, de forma que se logre la contención de aquellas actividades cuyo ratio de riesgo es muy elevado, tal y como han realizado los bancos de inversión.

Francia y Alemania han impuesto ya en sus sistemas financieros la tasa Tobin, a quien se sumó el Reino Unido. Sin embargo, en Estados Unidos, el epicentro de la crisis, el secretario de estado no parece estar muy por la labor de establecer un impuesto.

Una banca ética

La Tasa Tobin llega a las economías como un instrumento de contención a la especulación y de fomento de las operaciones bancarias con valor social y ético. En Washington se sigue debatiendo sobre si es importante impedir que el sistema financiero sea arte y parte de las operaciones de riesgo.

Estados Unidos y la Ley Glass-Steagall

En 1933 tras el crash financiero, se promulgó la Ley Glass-Steagal, que separaba la banca de depósitos de la banca de inversiones, protegiendo de esta forma a los ahorradores.

Sin embargo esta ley se derogó en 1999, abriendo la posibilidad a los bancos de operar asumiendo mayores riesgos. Hoy se piensa que esta derogación fue la que propició en gran medida la especulación y el riesgo que desencadenaron la crisis actual.

Cuantos más fondos de los depositantes se encuentren relacionados con las inversiones y, cuanto más arriesgadas sean éstas, más posibilidades tienen las grandes instituciones financieras y bancarias de entrar en caída libre, razón por la que ha sido necesaria la inyección constante de liquidez para impedir el derrumbe del sistema financiero.

Miles de millones de dólares

Personas influyentes y grandes líderes de la Reserva Federal y Citicorp han solicitado una nueva legislación que separe las funciones del sistema financiero.

Estados Unidos debe acometer la legislación del sistema financiero, ordenando a los bancos que cuenten con un porcentaje mayor de capitalización a fin de asegurar la rentabilidad y las remuneraciones, una ley que separe la banca de comercio de bonos y capitales de la banca de consumo.

Aprendiendo de los errores

El Congreso asume el error que se cometió en 1999 con la derogación de la Ley Glass- Steagal, ya que derivó en situaciones que fueron la base de la crisis global.

Una vez derogada la Ley, Citigroup se lanzó a la conversión de préstamos en acciones que se vendían a los inversionistas, estas acciones perdieron valor cuando los deudores de los préstamos incurrieron en impagos, esta destrucción piramidal fue la que redujo de forma sustancial los activos del sistema financiero, lo que generó grandes pérdidas, además de un cambio de cultura bancaria que fomentó la actividad especulativa de alto riesgo.

Fórmulas para salir de esta espiral

  • Reponer la Ley de Glass-Steagall, estableciendo la prohibición a las instituciones financieras de depósitos de involucrarse en operaciones financieras con carácter especulativo y de alto riesgo
  • Impedir que los bancos comerciales realicen negocios especulativos basados en operaciones de derivados e instrumentos financieros off-Shore
  • Minimizar e idealmente, eliminar, el poder político que ejercen las instituciones financieras
  • Reformar las esferas políticas y las “puertas giratorias” por las que de forma ininterrumpida, los directivos del sector bancario ocupan puestos en el gobierno

El sistema financiero mundial llegó a su punto más álgido de especulación y malas prácticas, perdió el sentido de su existencia y requiere cambios profundos y estructurales que permitan el retorno a su función principal… obtener, a través de los depósitos e instrumentos de captación y ahorro, el capital necesario para financiar los préstamos y créditos comerciales, así como destinar los beneficios obtenidos por estas operaciones a capitalizarse, aumentando su solvencia.
La Tasa Tobin y el reestablecimiento de la Glass-Steagall son fundamentales para acometer el nuevo sistema financiero postcrisis y garantizar la no repetición de errores futuros.

Agregar comentario