Barack Obama y el Partido Republicano comienzan a sentar las bases de lo que será la próxima negociación sobre el tema fiscal en Estados Unidos.

Debate fiscal, Demócratas y Republicanos deliberan sobre los impuestos

Luego del resultado de las elecciones del 2 de noviembre en Estados Unidos, la Casa Blanca y los Republicados han tenido que plantear las bases para hablar sobre los impuestos, un tema en el que la política de Barack Obama y el partido contendor no encontraron jamás acuerdo. Hasta el momento la posibilidad de extender la política fiscal imperante es una posibilidad.

Las consecuencias de perseverar con la política fiscal que rige actualmente son sencillas, se privilegia a la clase media y a los más ricos en Estados Unidos. Uno de los asesores de la Casa Blanca, Alex Axelrod, dijo recientemente que Obama no es partidario de extender los impuestos en Estados Unidos de forma indefinida, tanto para quienes ganan más de 200 mil dólares al año, como para las parejas que reciben en conjunto más de 250 mil al año.

Las distintas consultas hechas por los periodistas de televisión a Axelrod no consiguieron que él comentara las políticas de corto plazo (alzas de impuestos), pues sabe muy bien que las negociaciones serán complicadas y que cualquier comentario podría arruinar una posible negociación que haga el presidente. Aclaró de igual forma que, aunque Obama quiere conversar del tema, está descartado que se hagan concesiones a los más ricos en el país de forma indefinida o permanente.

Debate preliminar a las presidenciales en Estados Unidos

Las elecciones de 2012, aunque parece que no están tan cerca, ya plantean la necesidad de poner sobre el tapete los temas que serán esenciales para los estadounidenses. El tema de los impuestos es complicado y obliga a encontrar consenso para aceptar cualquier tipo de medida, razón por la cual se postergará la disputa hasta última hora y se acordarán soluciones preliminares para sobrellevar la crisis que embarga al país, así como también pasa con el déficit fiscal y el desempleo.

En los últimos días se ha visto como representantes importantes del partido Republicano, como Mitch McConnell, ha cedido a la posibilidad de extender indeterminadamente las tasas fiscales actuales, luego de anunciar una iniciativa parlamentaria y mostrarse abierto a conversar sobre ello. McConnell dijo públicamente: "Estoy dispuesto a escuchar lo que el señor presidente tiene en mente para evitar el aumento de los impuestos".

John McCain ha sido uno de los políticos que se ha mantenido atento a estos temas y opina que no tiene sentido hacer un recorte en los impuestos, como lo propuso en su momento George W. Bush, ya que beneficia a los ciudadanos más adinerados y no ayuda necesariamente a evitar el gasto en el país. McCain dijo: "Aumentar los impuestos mientras se atraviesa por una recesión, no ayuda a nadie en Estados Unidos".

Agregar comentario