No existe un plan histórico que la combata, y los recursos tradicionales no están funcionando, por lo que antes de invertir conviene atender los consejos de expertos

Cómo sacar provecho de la inflación

En Estados Unidos el índice de precios de consumo creció tan sólo 1,5%, promedio más bajo que el histórico 3%, y por debajo de lo esperado por la Reserva Federal, un 2% mínimo, según Ben Bernanke, presidente del organismo. Para otros países en cambio la situación es muy diferente.

En Corea del Sur el IPC aumentó un 4,1% en enero, en Brasil se espera que los precios suban un 5,6% durante el año, la inflación en China subió a 4,6%, y en ese orden aproximado se están manejando muchos países.

No solo las economías emergentes están reflejando estos aumentos, también algunos países desarrollados presentan un crecimiento de los índices como es el caso del Reino Unido, cuya inflación subió a 3,7%, y en la zona euro, el aumento llegó a 2,4% en enero.
Factores como los productos básicos están disparando los aumentos. El petróleo ha subido 9%, el cobre 36% y la plata 56%. Otros productos indispensables como los agrícolas, han presentado aumentos contundentes: algodón, trigo y soja aumentaron el 100%, 24% y 12% respectivamente.

Por dónde comenzar

En vista de que las ayudas tradicionales desde el sector inmobiliario y las inversiones en oro, no están dando resultados por sí solos como en otras oportunidades, los economistas comienzan a considerar otras opciones para colocar sus carteras. Las propuestas parecen apuntar a considerar nuevamente algunos tipos de bonos, acciones y materias primas, combinadas con los elementos tradicionales.

Qué vender

Bonos

El precio de este producto se mueve en la dirección opuesta a su rendimiento. Cuando la inflación afecta las tasas de interés, se acelera. La caída es más extrema en bonos a largo plazo, por lo que la primera medida es acortar dichos plazos de vencimiento. Los más seguros, en especial los del Tesoro, son por lo general los más afectados por los cambios de las tasas, no así los bonos corporativos

Activos duros (inmobiliarios)

Pueden ser una ayuda contra la inflación, pero no son tan seguros ahora, pues a pesar que la inflación ejerce presión sobre el precio de las viviendas, las ejecuciones hipotecarias consumidores cautelosos parece que mantendrán los precios sin mayores variaciones. La situación no es como en los años 70 cuando los inmuebles subieron en un 43% en corto tiempo

Oro

Con precios más que cuadruplicados, esta inversión puede ser una cobertura contra la inflación, aunque menos eficaz que en años anteriores

Productos básicos

Parecen estar en mejor posición que el oro como recursos anti-inflación, especialmente los relacionados a la producción industrial, según los asesores

Acciones

Éstas pueden garantizar cierta cobertura contra la inflación, dependiendo donde se invierta. Los sectores más vulnerables a las tasas de interés son los financieros, servicios públicos y bienes de consumo

Qué comprar

Productos bancarios

En efectivo son más atractivos para los inversionistas, ya que los fondos se invierten en valores a corto plazo con vencimientos de 30 ó 40 días. Los productos de ahorro están presentando gran demanda, un ejemplo son los certificados de depósitos, cuyas tasas de interés van en aumento. El riesgo es que si pasado un tiempo la inflación disminuye, los inversores pueden perder las tasas más altas

Deuda Pública

Los inversionistas más aventureros pueden considerar esta opción protegidos de la inflación de otras naciones, llevan un mayor rendimiento junto con mayores riesgos

Productos básicos

A través de fondos negociados en Bolsa, muchos de los cuales utilizan los contratos a futuro. Pueden ser peligrosos, si el precio de entrega futura es mayor que el precio actual. En 2009 por ejemplo, el precio del gas subió un 3,4%, y el Fondo de Gas Natural de Estados Unidos perdió el 56,5% como consecuencia de la renovación de contratos a futuro

Comentarios

Estanflación en España?
En Economía se determina que existe una recesión cuando el Producto Interior Bruto (PIB) decrece durante dos trimestres consecutivos. Cuando la recesión llega acompañada de alta inflación el proceso recibe el nombre de estanflación (estancamiento e inflación). Afortunadamente no tenemos esa alta inflación y nuestro PIB crece raquíticamente (ha invertido la tendencia tras una bajada del 9,24% en el 2010) en estos momentos (alguna ventaja tiene que suponer estar en la zona euro...con Alemania en fase de crecimiento!).
Inflación hemos tenido siempre, siendo incluso necesaria en fases de crecimiento económico. La media del IPC anual 2000/2011 es de un 3,15 %.

Datos anuales (+/- en %) IPC PIB
2000. ………………….. 3,5 ... 4
2001 …………………... 2,8 ... 3,6
2002 …………………... 3,6 ... 2,7
2003 …………………... 3,1 … 3,1
2004 …………………… 3,1 … 3,3
2005 …………………… 3,4 ... 3,6
2006 …………………… 3,6 … 4
2007 …………………… 2,8 ... 3,6
2008 …………………… 4,1 … 0,9
2009 …………………... -0,3... -3,6
2010…………………… 1,8 ... -9,2
Como podemos observar, los años de crecimiento importante del PIB, siempre hemos tenido una inflación. En el 2008 comenzó la crisis y nos afectó el precio del crudo. Cambió la tendencia :el PIB bajó y el IPC también.
A finales del 2010 hemos comenzado una leve (casi ridícula...) mejora en el PIB (insisto en que el resto de Europa ya sale de la crisis), y coincide con los cambios sociales en Túnez, Egipto, Libia...y el precio del barril de petróleo se dispara.
Por este motivo, en estos momentos deberíamos observar la evolución de la inflación subyacente. Es la inflación reflejada por el índice de precios al consumo cuando éste no toma en cuenta ni los productos energéticos ni los alimenticios sin elaborar, cuyos precios sufren grandes fluctuaciones debido a conflictos internacionales, malas cosechas, etc.

Y si analizamos este dato (IPSEBENE= IPC armonizado inflación subyacente España), nuestra inflación disminuye ( Valor IPSEBENE Diciembre 2010=112,71...Enero 2011=110,16 ...siempre como base 2005=100 ).
No estamos en un proceso de estanflación.

Mark de Zabaleta

Agregar comentario