El martes, luego de analizar nuevos datos que mostraron que la radiación de la planta nuclear Daichii se filtró más de lo pensado, Japón comparó su crisis nuclear con el peor desastre nuclear del mundo: Chernobyl.

A última hora del martes, el ministerio de Japón dijo que se habían encontrado pequeñas cantidades de estroncio, uno de los elementos radioactivos más perjudiciales y duraderos, en el suelo cerca de la planta nuclear Daiichi.

Hidehiko Nishiyama, subdirector general de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial (NISA), dijo que la decisión de aumentar la gravedad del incidente del nivel 5 al 7 (el mismo del desastre de Chernobyl en Ucrania, en 1986) se basó en las cantidades acumuladas de radiación liberada.

No se registraron muertes vinculadas a la radiación desde el terremoto, y 21 trabajadores de la planta se han visto afectados por una enfermedad de la radiación de menor importancia, según dijo el secretario jefe del gabinete Yukio Edano.

"Aunque el nivel se ha elevado a siete hoy, no significa que la situación sea peor de lo que fue ayer, significa que el evento en su conjunto es peor de lo que se pensaba anteriormente", dijo el experto nuclear John Price, ex miembro de la Corporación Nacional Nuclear del Reino Unido.

"La situación en la planta de Fukushima se está estabilizando lentamente, paso a paso, y la emisión de sustancias radiactivas se encuentra en una tendencia a la baja", dijo el primer ministro Naoto Kan en una rueda de prensa el martes. Y agregó: "Ha pasado un mes. Tenemos que dar pasos hacia la restauración y reconstrucción".

Al parecer, dentro de la planta la situación estaría dando pequeños avances, dado que la restauración de los sistemas de enfriamiento de los reactores, fundamentales para bajar la temperatura de sobrecalentamiento de las barras de combustible nuclear, pareciera estar más cerca.

Fuente: Reuters

Puntaje: