Las autoridades declararon hoy que Australia posee daños causados por las inundaciones, que llevará años reparar.

La industria del carbón, una de las principales fuentes de la economía australiana, se verá interrumpida por varios meses dado que el ferrocarril y las principales rutas fueron arrasados por el torrente de agua.

El carbón es la mayor fuente de ingresos de exportación para Australia, cuya previsión antes de las inundaciones fue de ganar cerca de 50 mil millones de dólares en el año fiscal 2011.

Mark Pervan, analista para el Banco de Australia y Nueva Zelanda, redactó en un informe reciente: "Es altamente probable que esta vez sea peor que las grandes inundaciones del 2008, que gravemente obstaculizaron las operaciones de la mina durante dos o tres meses, y redujeron las exportaciones de carbón de Queensland en un 9,5 por ciento en el primer trimestre del 2008".

Mientras tanto, en las calles la situación sigue igual a como se encontraba hace unos días: tres personas han muerto y cerca de 40 pueblos se encuentran aislados e inundados. El daño que sufrió Australia se estimó en, aproximadamente, 5 mil millones de dólares.

El mayor general Mick Slater declaró al respecto: "Todavía no sé cómo está todo bajo el agua. Pero entiendo que las principales carreteras, vías férreas y puentes han sido golpeados".

Se espera que las aguas se mantengan altas al menos durante una semana. En un mensaje dirigido a su pueblo, Brad Carter, el alcalde de la ciudad de Rockhampton expresó: "Es importante para la comunidad recordar que este evento no ha terminado todavía. Los residentes que fueron obligados a evacuar sus casas no podrán regresar hasta que las aguas retrocedan".

Puntaje: