Diabetes infantil
Foto cortesía de aldenchadwick - flickr.com

Una realidad muy triste es la que vive hoy México, que debe afrontar una publicación desalentadora para las nuevas generaciones de jóvenes del país, ya que según las estadísticas presentadas por el Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS), 400 mil jóvenes (menores de 15 años), sufren de diabetes “Tipo 1” o “Tipo 2”, y las principales causantes de ello son: Una inadecuada nutrición, falta de actividad física y sedentarismo.

La diabetes Tipo 2, encuentra su causal en la obesidad, problema muy recurrente en México, sobre todo en niños de entre 6 y 7 años de edad, lo que genera una serie de deficiencias en la vida de éstos y propicia un futuro poco alentador. Las cifras no sólo se quedan ahí, sino que aseguran México es, actualmente, el país con mayor índice de niños con sobrepeso y obesidad en todo el mundo.
De forma muy lamentable, el 70% de los adultos en México sufre de sobrepeso, pero también el mismo porcentaje puede encontrarse entre niños de entre 5 y 11 años de edad, lo que en conjunto permite obtener un resultado catastrófico: 4.5 millones de niños sufren de exceso de peso y obesidad. Este índice hoy no es ninguna sorpresa para quienes han estado pendientes de las estadísticas, ya que desde el año 1980, los mexicanos que sufren de esta enfermedad se han triplicado y por ello se trata de una tendencia.

Síntomas de diabetes en los niños

Conforme lo ha señalado la doctora Mónica León del Servicio de pediatría del Hospital General Regional Nº1 del IMSS, la diabetes Tipo 1 no puede ser prevenida, pero sí la Tipo 2, cual encuentra su origen en la alimentación deficiente y la falta de actividad física prolongada.

¿Qué ocurre en la diabetes Tipo 1? Los niños comienzan a sentir una sed marcada, dejan de alimentarse de forma normal y disminuyen su actividad producto de la sensación de cansancio. En la diabetes Tipo 2, se observan los mismos síntomas que en la diabetes Tipo 1, sin embargo éstos no se extienden sólo por 3 semanas, sino que pueden durar meses.

La posibilidad de llevar una vida normal, para un niño que sufre de diabetes, ya no sólo depende de observar un estilo de vida saludable, sino también de tomar todos los medicamentos para controlarla (insulina en algunos casos), por lo que la vida se condiciona notablemente.
El control del “descontrol” es primordial, por ello se tienen que tomar las medidas de forma rápida y oportuna, asegurando así que no haya un exceso de calorías y azúcares.
El Gobierno mexicano se ha propuesto cambiar estos índices tan desalentadores en 2 o 5 años, de manera que sea posible detener el auge de este tipo de enfermedad en niños de 5 años y jóvenes de 19.