Los habitantes de Libia que se encuentran manifestando en contra de su actual líder, Muammar Gaddafi, participaron de la marcha denominada "Viernes de Libertad", en varias ciudades, incluida la capital, Trípoli.

La situación está sumamente complicada por estos días, se habla de una guerra civil en Libia y Gaddafi no deja de dar órdenes para que sus tropas ataquen a su propio pueblo. Las fuerzas del líder libio atacaron por aire algunas zonas y en otras, se registraron combates cuerpo a cuerpo.

Los aviones del gobierno atacaron Brega por segundo día consecutivo y dejaron caer dos bombas sobre Ajdabiyah, una importante ciudad oriental. Ninguna de las bombas alcanzó su objetivo, por lo que se cree que los pilotos pudieron desobedecer órdenes.

Las fuerzas a favor del régimen de Gaddafi también fueron enviadas a recuperar las ciudades del oeste de Libia, y los enfrentamientos en Misurata, dejaron como saldo cerca de 33 muertos y 120 heridos.

Muchos testigos que se encontraban en el lugar, declararon a Reuters que se habrían puesto en marcha una serie de redadas en contra de los opositores del gobierno, antes de la llegada del "Viernes de Libertad". Por su parte, a los periodistas extranjeros se les prohibió salir de sus hoteles para informar acerca de las protestas.

Intervención extranjera

En una conferencia de prensa en Washington, Obama dejó en claro que EE.UU. sigue estudiando la posible intervención militar en caso de empeorar la lucha.

La oposición ha rechazado las negociaciones con el régimen de Gaddafi y un plan de Hugo Chávez, el presidente de Venezuela, para formar un "comité de paz" entre varios países con el objetivo de mediar entre las potencias occidentales y el líder libio.

Puntaje: