Aprender durmiendo
Aprender durmiendo

Una vez más se han observado las ventajas de tener un sueño reparador, por ello especialistas de la Universidad Estatal de Michigan dicen se puede aprender mientras se duerme cuando los hábitos de sueño son buenos y adecuados al cronograma y actividades que se tienen.

La memoria es uno de los aspectos que se aprecia mejora cuando los hábitos de sueño son buenos, lo que contribuye a que el proceso de aprendizaje sea más completo aún mientras se está durmiendo. Estudios sobre la memoria demuestran que su funcionamiento tiene que ver con los pliegues estructurales del cerebro, aunque de cualquier forma existe una relación entre la memoria y el descanso que tiene cada persona. Estos hallazgos llaman la atención de la U.S. National Sleep Foundation, ya que cerca del 63% de los estadounidenses duermen mal y tienen malos hábitos de sueño.

Kimberly Fenn, investigadora líder de este estudio y profesora asistente de psicología, sugiere que el campo de memoria que investiga este estudio es distinto a la memoria tradicionalmente conocida y tratada. Se sabe que el cerebro, durante el sueño, procesa información de forma inconsciente que puede apoyar el trabajo de la memoria de forma positiva.

En este estudio se utilizó a 250 personas que se sometieron a distintas pruebas, entre ellas el funcionamiento de la memoria vario sensiblemente, aunque hubo casos también en que los cambios casi fueron imperceptibles. En una rueda de prensa los autores de la investigación dijeron que estos resultados sin duda permiten hablar sobre la importancia que tiene el sueño en el proceso de aprendizaje y el rol que cumple la memoria.

Aunque muchos estudiantes no lo crean, con sólo dormir bien podrían mejorar notablemente los resultados en el aula, y por ello se llama a los padres a tomar conciencia de los hábitos de sueño de sus hijos.

Puntaje: