Susana Martínez
Susana Martínez - Gobernadora de Nuevo México

El movimiento ultraconservador de los Republicanos llamado Tea Party, encabezado por una de las mujeres más influyentes del momento en Estados Unidos, Sarah Palin, fue uno de los protagonistas de las recientes elecciones celebradas en noviembre, pues consiguió conquistar el voto de los electores latinos con nuevas ofertas que prometen sorpresas para las elecciones presidenciales del 2012.

Cuatro miembros del Senado y una docena de congresistas tendrá el Tea Party según los resultados exhibidos en las elecciones recientes, donde no hubo que llenar estadios ni gastar cifras siderales para convencer a unos votantes desilusionados con la inactividad del Gobierno y no muy convencidos de las propuestas del partido Republicano clásico. Las propuestas son agresivas, así mientras algunos hablan de hacer una especie de “muro de Berlín” entre Estados Unidos y México (Rand Paul), otros hablan de normativas más estrictas con los inmigrantes ilegales (Marco Rubio).

Algunas de las victorias más destacas el 2 de noviembre fueron la elección de los Republicanos hispanos Susana Martínez como Gobernadora de Nuevo México, Marco Rubio como Senador de Florida, Rand Paul como Senador de Kentucky y Brian Sandoval como Gobernador de Nevada.

De acuerdo a las primeras declaraciones entregadas por los propios candidatos luego de ser electos, los mensajes son claros hacia el partido Republicano y la Casa Blanca, pues en adición a las palabras de Rand Paul “Hemos venido a recuperar nuestro Gobierno”, están las incitaciones de Marco Rubio, un joven abogado de 39 años, hijo de un matrimonio de padres cubanos, que lo proclaman el vicepresidente perfecto para el 2012. Según el representante del nuevo concepto Republicano, la idea de futuro es clara y se debe luchar por volver a las ideas originales del partido, para así recuperar la pureza de la idea.

Es interesante apreciar que los latinos no sólo pueden ayudar a los Demócratas a salir electos, como pasó con Barack Obama en el 2008, sino que también pueden apoyar a otros latinos con ideas tan extravagantes como descontinuar la posibilidad siquiera de que los indocumentados puedan allanarse a una reforma migratoria completa, proposición hecha por el mismo Rubio y compartida con el resto de correligionarios.

Los hispanos no sólo ayudan a los Demócratas

La pregunta que todos se hacen es ¿Cómo capitalizaran ambos partidos los resultados obtenidos en estas elecciones de cara a las presidenciales del 2012? Aunque es común que el nivel de participación de los votantes decaiga en las elecciones de mitad de período, es sorprendente que en esta oportunidad se haya mantenido tan estable en Estados como Nevada (misma participación que en el 2008), similar caso que en California, donde el porcentaje de participación llegó al 22% respecto del 18% observado en las elecciones del 2008.

Una clara muestra de lo que puede hacer el voto de los latinos en Estados Unidos es lo acontecido con Harry Reid, quien salió electo Senador por Nevada gracias a la preferencia de los hispanos quienes en un 90% apoyaron su reelección, según la encuesta realizada por Latino Decisions, un grupo electoral independiente. El nivel de apoyo que tuvo Reid fue tan grande, que si se compara al resto de candidatos Demócratas, este obtuvo el más alto nivel de apoyo.

Aunque la elección de Reid y otros miembros del partido Demócrata no hacía más que confirmar las tendencias, la sorpresa la dieron los Republicanos que supieron aprovechar muy bien la participación de piezas hispanas claves en sus filas. Susana Martínez, Marco Rubio, Brian Sandoval y Rory Reid, eran las cartas de triunfo que se tenían previstas, de las cuales sólo fallo Reid.

Es interesante ver que en Texas, un Estado en que existe la segunda concentración más grande de latinos después de California, se haya escogido a dos representantes latinos de los Republicanos, Bill Flores y Francisco “Quico” Canseco, quienes vencieron en la contienda por la Cámara Baja a Chet Edwards y Ciro Rodríguez.

Jason Casellas, un latino experto en política de la Universidad de Texas en Austin, dijo que “Hacia el futuro, veo más victorias de Republicanos latinos, sobretodo en el sudoeste”. La idea de los nuevos Republicanos es capitalizar la llegada de estas figuras latinas que renuevan su concepción y facilitan su llegada al gran electorado hispano que tantos problemas les ha ocasionado al no tener una carta de triunfo con qué conquistarlos, y no queriendo legislar sobre materias migratorias como sí lo ha dicho el partido Demócrata.

Una muestra de la concepción que adoptan los nuevos representantes latinos del Partido Republicano está en el pensamiento irrestricto que Martínez, Rubio y Sandoval tienen respecto a temas migratorios, además de su férrea idea de reforzar la seguridad fronteriza para así “respetar a los inmigrantes legales”, en palabras de Brian Sandoval.

Puntaje: